La carrera de Dario Saric no ha terminado de despegar como muchos, él incluído, esperábamos. A sus 26 años el alero croata no ha terminado de encontrar la situación ideal para el desarrollo de su juego y su paso de jugador de rol a estrella, pero tiene aún tiempo más que de sobra para darle la vuelta a la situación. Cuando termine la temporada será agente libre restringido para intentar decidir él mismo por donde pasa su futuro.

No hace falta remontarse mucho tiempo atrás para recordar los tiempos en los que Dario Saric era perseguido por los grandes clubes de Europa, incluídos el Real Madrid y el Fútbol Club Barcelona. De hecho, el suyo fue considerado un auténtico culebrón en su momento. Su padre, Pedrag Saric, no se cortaba nada a la hora de hablar de los candidatos a hacerse con su hijo. «El problema es que sólo hay cinco equipos en Europa que puedan pagar la cláusula», decía en 2014. Dicha cláusula era de 1,2 millones de euros. «Real Madrid, si sale Mirotic, Efes, CSKA y Barcelona. Lo único que sé es que tiene que jugar,» decía el padre.

De entre todos esos clubes, el Anadolu Efes terminó siendo la opción elegida por Saric para disputar sus dos últimas temporadas en Europa antes de dar el salto a Estados Unidos. El ala-pívot croata e internacional con su selección atendió al portal YugoBasket para explicar el por qué decidió finalmente aceptar la oferta del Anadolu: «Elegí el Anadolu Efes por el entrenador, Dusan Ivkovic. Él entrenó a mi padre y esto fue decisivo en mi decisión final», aseguró el jugador, quien seguidamente explicaba que «las ofertas del FC Barcelona y CSKA de Moscú eran más altas que la del Anadolu Efes, pero yo decidí seguir a mi corazón».

Saric promedió más de 11 puntos y 6 rebotes en sus dos temporadas en Efes, con un 40% de acierto en triples en su última campaña. Este era el jugador por el que se peleaban los más fuertes de Europa.