Formada en las categorías inferiores de la Unió Esportiva de Mataró, Ariadna Pujol Lluch (1’84/18 años) decidió emprender una nueva aventura el pasado verano. Al igual que Jorge Bilbao, cruzó el atlántico para iniciar una nueva etapa en Estados Unidos, donde le ofrecían poder compaginar a la perfección el baloncesto y los estudios. La catalana e internacional en las categorías inferiores de la selección española de baloncesto, está estudiando psicología a la vez que compitiendo en la WNCAA a los servicios de la University of South Florida y GEM. Sus promedios en 17.7 minutos por encuentro son de 6’6 puntos y 2’4 rebotes.

En Mataró, su ciudad natal, estuvo jugando durante nueve años. Mismo pabellón, mismo club y casi siempre las mismas rivales. Estaba claro que no iba a ser nada fácil el inicio de esta nueva nueva andadura, no obstante (y contra todo pronóstico), Ari Pujol está siendo una de las revelaciones en la WNCAA, de ahí al galardón de mejor Freshman de la Conferencia Atlética Americana en la primera semana de enero.

La base-escolta accede a una entrevista exclusiva para Kia en Zona donde nos cuenta sus primeras impresiones.

ariadna-pujol
Foto: Al Messerschmidt

Estados Unidos me da la posibilidad de estudiar y jugar a un buen nivel de baloncesto sin ningún problema. Sin que pase nada si faltas a clase por algún partido y los entrenamientos siempre en fuera de horas de clase. Muy bien organizado todo” contesta cuando se le pregunta sobre que le da USA que no le pueda dar España. Ofertas en España (de haberse quedado) no le iban a faltar, ya que en las categorías inferiores ya demostró su potencial y junto a la canaria Leti Romero (1995) guió al combinado nacional de su generación en los dos Europeos que ha disputado (U-16 y U-18).

Su deseo en Estados Unidos, según nos cuenta es acabar la carrera (4 años) e intentar mejorar como deportista y persona.  De momento nos dice que está disfrutando de su Universidad (aunque nos confiesa su problema con el inglés, que cada vez más lo está mejorando). “El ambiente es increíble. Tenemos una media de 1.200 espectadores, pero esto varia, depende de contra quien juguemos. Creo que en casa hemos llegado a tener 13.000 espectadores  (algo realmente impresionante)”, declara una Ari sorprendida por todo el dinero que mueve el deporte estadounidense.

Entre lo vivido hasta el momento, Pujol se acuerda del partido ante la UCONN, donde nos confiesa que se sorprendió por el alto nivel de sus jugadoras. Entre las que más le han sorprendido está su compañero en la dirección del equipo, la cual tiene un estilo diferente y que le gusta a la española.

Dejando de un lado Estados Unidos, Ari nos habla de su experiencia en las categorías inferiores de la selección española: Ir a la selección española es una recompensa al trabajo que has hecho durante la temporada. Además, tienes la oportunidad de jugar ante las mejores jugadoras de Europa o del Mundo. Siempre es un lujo compartir vestuario con las mejores jugadoras del país”.