Cinco títulos de campeón, tres veces MVP de las Finales y otras tres MVP de la temporada, doce veces All-Star, nueve veces en el mejor equipo de la Liga, campeón olímpico, campeón universitario… Y un jugador que cambió la historia. Una perenne sonrisa en la pista y un permanente motor de espectáculo. Un base de 2.06 metros que revolucionó el juego.

Pero antes de lograr todo eso jugando como profesional, Magic tuvo una exitosa carrera universitaria con Michigan State. En su segundo y último año llevó a su equipo al título y el número 33 que portaba en aquella época fue retirado por su universidad.

¿Cómo jugaba Magic en aquel entonces? Ya desplegaba todo su talento.