Se llama Omer Yurtseven, mide 2.13 y, a sus 21 años, va a firmar con un agente y se presenta al Draft 2020. El pívot de Georgetown nació en Uzbekistán pero su formación en Turquía le convierte en europeo.

Dicha formación la recibió de la mano del Fenerbahçe, equipo con el que debutó en la Euroliga en la 14/15 con 17 años. Dos temporadas más tarde se decidiría a dar el salto a la NCAA con NC State, algo que no gustó a Obradovic que ya le reprochó su actitud tras uno de los encuentros del Fenerbahçe frente al Unicaja:

«Omer se fue a Toronto con el permiso del club y estamos felices de que tenga la oportunidad de estar allí. Pero Antic está fuera y no teníamos la convocatoria completa. Omer ni siquiera me preguntó si el equipo lo necesitaba para el partido contra el Unicaja Málaga. ¿Por qué? Es muy simple. No le importa el equipo ni nosotros. Solo se preocupa por sí mismo. Para él este equipo no existe. Este verano, decidimos cambiar el equipo. Dimos oportunidad a los jugadores jóvenes, porque los consideramos el futuro del club. Le ofrecimos un contrato de extensión de cinco años, le hicimos una oferta increíble, lo pensó por dos meses y luego lo rechazó. Todo tiene una explicación en la vida. Se fue hoy, pero ni siquiera dijo «Buena suerte» a nadie antes del partido».

Tras un esperanzador segundo año (13.5 puntos y 6.7 rebotes) pediría el transfer a Georgetown. Y allí es donde Omer Yurtseven está terminando de explotar. En su tercera temporada en la NCAA ha promediado 15.5 puntos con un 53% de acierto, 9.8 rebotes y 1.5 tapones. Entre sus actuaciones más relevantes se encuentran la que realizó ante Samford (32 puntos y 17 rebotes) y contra UMBC (22 puntos y 13 rebotes).

Quizá te interesa…

Mock Draft General 2.0: irrupción de Leandro Bolmaro en la primera ronda, Nico Mannion se desploma