Parece que va llegando a su fin la polémica que rodea a James Wiseman, uno de los grandes candidatos a convertirse en el número 1 del próximo Draft.

El pívot de la universidad de Memphis había sido declarado «no elegible» por la NCAA, aunque un jurado de Shelby County había paralizado momentáneamente la decisión y eso le había permitido jugar tres partidos esta temporada con su college, en los que promedia 19,6 puntos, 10,6 rebotes y 3 tapones por encuentro. Después sus abogados retiraron la demanda contra la NCAA y contra Memphis, dejando entrever que se iba a poder llegar a algún tipo de acuerdo extrajudicial.

Y ahora sabemos cuál es la decisión definitiva: la NCAA ha decidido finalmente sancionar a Wiseman durante 12 partidos, con lo cual podría volver a jugar a partir del 12 de enero de 2020. Además, aunque sea paradójico ya que no le permiten lucrarse con su imagen, la NCAA también obliga a Wiseman a donar $11.500 a la obra de caridad que elija.

La NCAA considera que Penny Hardaway, su entrenador actualmente en los Memphis Tigers, ayudó económicamente al jugador y a su familia a mudarse a Memphis. Debido a esto, la NCAA considera que Hardaway actuó de esa manera como reclutador, y que se hizo cargo de esos gastos a cambio de que Wiseman jugase para Memphis, algo que no está permitido. Según la universidad, Hardaway pagó $11.500 sin que lo supiera el jugador. Y esa es la misma cantidad que le obligan a donar ahora.

La NCAA podría acabar con una de sus normas más criticadas: los jugadores ganarán dinero con sus derechos de imagen

Por suerte para los aficionados y para el propio Wiseman, podremos volver a verle jugar a partir del 12 de enero.

¿Quién es James Wiseman? 

Puesto: Pívot
Altura: 7’0
Peso: 230 lbs
Jugará en: Memphis Tigers (NCAA)

No tiene la largura de pívots como Rudy Gobert o Mohamed Bamba, pero con sus siete pies de altura, su envergadura de 7’6 pies y aún en crecimiento, James Wiseman parece que puede ser el nuevo pívot que encandile a los ojeadores por su mezcla de físico y calidad. Es un jugador muy flexible, que corre bien la pista y es un gran atleta en general. Ha desarrollado un gancho bastante fiable cerca de la canasta, y en defensa se proyecta como un buen taponador y reboteador. Pero, como pasa con todos los pívots ahora, la clave estará en ver si es capaz de meter desde la larga distancia. Por el momento está desarrollando un lanzamiento que parece fiable desde la media distancia.