Durísima noticia que llega desde la NCAA. El hijo mayor de Shaquille O’Neal, Shareef O’Neal, tendrá que ser operado del corazón -no se han desvelado más detalles- y se perderá, al menos, esta temporada completa, la que iba a ser de su debut en la universidad de UCLA. Lo ha confirmado el propio jugador, en una noticia publicada en TMZ y acompañada de un vídeo en el que cuenta que “en un chequeo médico de rutina descubrieron un problema en mi corazón”.

Shareef admite que los médicos de UCLA le han salvado la vida, confirma que se perderá al menos esta temporada y que confía en poder volver en 2019 a las canchas. Mientras tanto, dice que seguirá yendo a clase como un estudiante más. Un palo para un jugador que estaba llamado a hacer grandes cosas en la NCAA, a la que llegaba como uno de los interiores más prometedores de su generación.

Shareef O’Neal es el mayor de los hijos de Shaquille, tiene 18 años y mide 2.13 m. Aquí te lo presentábamos.