Cuando Eric Vila cruzó el charco cambiando el FC Barcelona Lassa por la NCAA seguro que no se esperaba que su trayectoria fuese a ser tan complicada. Eric va a cumplir su tercer año en Estados Unidos y hasta ahora las cosas no han funcionado como a él le hubiese gustado… lo que le ha llevado a tener que tomar una difícil decisión para poder seguir formándose y jugando en Estados Unidos.

Todo empezó en su primer año universitario. La universidad de Texas A&M no le dio demasiadas oportunidades durante su estreno en la NCAA, jugando apenas 20 partidos con unos promedios de 2.2 puntos en 11 minutos. Como cuenta el experto especializado en NCAA Gonzalo Bedia en un fantástico hilo, influyó mucho que los dos asistentes que le convencieron de fichar ya no estuviesen en el equipo (Rick Stansbury y Kyle Keller). Vila pidió el transfer a otra universidad para tener más oportunidades, decidiéndose por Fresno State a pesar de que dicho transfer le acarrearía estar un año sin jugar. Y la historia se volvió a repetir. Para que lo entiendan:

  • Eric fue reclutado por los entrenadores asistentes de Texas A&M, Rick Stansbury y Kyle Keller. Cuando llega, estos dos entrenadores… se marchan. El entrenador no confía en él y Vila se queda sin los dos técnicos que apoyaron su llegada.
  • Se marcha a Fresno State. Allí le convence Rodney Terry. Se tira un año sin poder competir por la petición de traspaso, una de las normas de la NCAA y lo que se conoce como ‘redshirt’.
  • Empieza la temporada, en la que puede jugar y… Rodney Terry, el entrenador que lo recluta también se marcha. La segunda vez que le pasa. De nuevo, sin confianza.
  • Vila decide romper el compromiso, como bien explica Gonzalo y se marcha a un JuC0 (Junior College). Concretamente Northwest Florida State College

Difícil decisión. Arriesgarse a otra temporada de pocas oportunidades en su universidad, pedir el transfer y estar otro año en blanco en otra universidad o dar un paso atrás dejando la NCAA para poder jugar. Eric se ha decidido por esta última.

Para ello, Eric Villa ha jugado esta temporada en Northwest Florida State, un junior college con una competición de menor nivel que la NCAA. De esta forma el español podrá seguir cursando sus estudios y jugando al baloncesto, además de poder dar el salto en la temporada 19/20 a cualquier universidad de la NCAA para un último año de formación antes de concluir la formación universitaria.

Pasados unos meses Eric Vila ya se ha decandado y jugará en el 2020/21 con UTEP Miners, donde se volverá a ver las caras con Rodney Terry. Los compañeros de BplayerMedia han hablado con él y esto les ha contado al respecto: “Sí, para mi la confianza es un factor muy importante en la decisión. Ellos me conocen mejor que nadie aquí, y los sistemas que juegan se adaptan muy bien a mi perfil”

Pero Vila se ha decidod entre… “UTEP, Minnesota, Illinois, Nebraska, Creighton y Washington State entre otras, fueron las grandes opciones que tenía, pero nadie ha hecho el esfuerzo que los Miners han hecho por tenerme allí. Coach Terry ha hecho todo lo posible para poder convencerme, y me han demostrado que quieren que sea uno de los líderes en El Paso la próxima campaña. Además, ya he compartido equipo con algunos de los jugadores de los Miners y tenemos muy buena relación. Se que podría haber jugado en alguna de las conferencias más poderosas de la competición, pero UTEP ha conformado un equipo muy competitivo para la próxima campaña, llena de transfers de nivel, y además, en los partidos de fuera de conferencia, van a tener rivales de prestigio (Texas, New Mexico, Washington…) así que también estarán muy atentos a nivel nacional de lo que hagamos”.

Una gran noticia de un jugador al que deseamos la mayor de las suertes:

Es una gran historia para entender los motivos y razones de la carrera de Vila, que seguro que desde ahora empieza a tener esa regularidad que tanto ha necesitado: