Nacido en Bilbao (27-06-1995) y formado en las categorías inferiores del Loiola Indautxu, Jorge Bilbao emprendió una nueva aventura el pasado mes de junio. El alero vasco de 2’04 metros de altura cambió la lluvia de Bilbao por el sol de Dallas, por la prestigiosa NCAA (División I). En la Universidad donde estudia el español  la carrera de ‘marketing e international bussines’ (University of Texas at Arlington) pasaron en su día viejos conocidos que acabaron aterrizando en la Liga Endesa, véase en Marquez Haynes (jugó durante la temporada 2011-12 en Gran Canaria) o Derrick Obasohan (quien vistió la elástica verdinegra de la ‘Penya’ durante una temporada), por lo que quién sabe sí el español emulará los pasos de éstos y llegará a jugar en la máxima competición del baloncesto nacional.

En el País Vasco ha sido uno de los jugadores más determinantes en categorías inferiores durante los últimos años (etapa como jugador en categoría cadete y júnior), por lo que dispuso de distintas ofertas para jugar en un nivel superior (liga EBA) durante la temporada pasada. Jorge habló con su ‘coach’ del Loiola, Txutxo Sanz, y éste le recomendó cruzar el Atlántico para iniciar una nueva etapa en la que continuaría disfrutando con lo que más le gusta (el baloncesto) y lo más importante para su futuro (los estudios). Jorge hizo caso a su entrenador y amigo, así que lo siguiente que hizo fue contactar con la agencia AGM Sports, la cual le ayudó a darse a conocer por América y posteriormente elegir Universidad. Además de la de Dallas, Mississippi State, Utah State, Miami University y Florida Atlantic mostraron interés para hacerse con sus servicios. Ahora él mismo nos cuenta su historia.

NCAA: «Julius Randle es una fuerza de la naturaleza».

Jorge Bilbao defendiendo al posible número uno del próximo Draft, Julius Randle.
Jorge Bilbao defendiendo al posible número uno del próximo Draft, Julius Randle.

Jorge Bilbao: Desde que empezó la temporada he tenido la oportunidad de enfrentarme a grandísimos jugadores, muchos de los cuales están proyectados como futuros jugadores NBA, pero hablando sobre los que más me han impresionado, he de hacer una mención especial al dúo de Kentucky y que además es de primer año, como yo: James Young y Julius Randle. James es un escolta-alero con muy buena capacidad atlética y un tiro demoledor, que no nos dio opción alguna en nuestro partido, mientras que Julius Randle, uno de los favoritos a número uno del próximo draft de la NBA, es una fuerza de la naturaleza, con una potencia y velocidad abrumadoras, pero que además entiende el juego y es capaz de crear para sus compañeros.

«La principal y mayor diferencia entre el baloncesto español y americano está en el físico. En la NCAA todos los jugadores tienen una capacidad atlética y física superlativa muy superior a la media en Europa, por lo que los partidos aquí tienen una intensidad y más alta que en el otro lado del Atlántico, hay más permisividad defensiva y mayor contacto«, confiesa Jorge, todavía un novato en el baloncesto americano.

Su día a díaLa vida en el campus es bastante entretenida, manifiesta el jugador. Todas las semanas hay eventos promocionados por la Universidad en las que se ven envueltos multitud de alumnos, y el equipo suele tener que tomar parte en ellos. La gente es muy agradable, el resto de los alumnos reconocen a los miembros del equipo y todos los días tienes a gente acercándose a ti para felicitarte por tu buen partido, desearte suerte en el próximo, pedirte autógrafos, fotos… Estamos teniendo la suerte de que muchos de ellos se acercan hasta nuestras instalaciones de juego para mostrarnos su apoyo. Es un gustazo jugar con una afición entregada y que te animan todo lo que pueden y más, se vive un muy buen ambiente que hace que te esfuerces aún más cada vez que saltas a la cancha.

Sin descuidar los estudios, que siguen ocupando un primer plano en su ‘nueva vida’:

Jorge Bilbao: Estoy estudiando para sacarme un doble grado en Marketing e International Business. En este primer año las asignaturas son bastante generales para todos, pero está yendo muy bien de momento. Me gusta cómo se da clase aquí, con mucha interacción entre profesor y alumno. Mis objetivos son sacarme el doble graduado universitario y entrenar muy duro todos los días para llegar a ser el mejor jugador que pueda llegar a ser. Quiero ser parte importante de la Univerdad y llevar al programa a que crezca lo máximo posible mientras esté aquí, concluye el español.

La familia y los amigos de siempre, algo muy presente pese a la distancia.

La experiencia está siendo increíble en todos los sentidos. El equipo, las instalaciones, los partidos, los viajes, los fans… el baloncesto se vive de una manera completamente distinta aquí en los Estados Unidos, y todo lo que rodea está experiencia está siendo un sueño hecho realidad.

No obstante, lo que más echo de menos es a la familia y los amigos, sin duda alguna. Habiendo crecido y vivido toda la vida en Bilbao, en el mismo ambiente y rodeado de la misma gente durante todos estos años, es muy duro tener que separarse de ellos y comenzar una nueva vida a más de un océano de distancia, pero es el precio a pagar por tener esta oportunidad y estar viviendo esta experiencia. Intento mantener todo el contacto posible con la gente en España mediante Whatsapp, redes sociales… y todas las semanas hago varias Skype’s con distintos amigos/as y la familia. Sienta genial ver que a pesar de toda la distancia y el tiempo sin verlos, esa gente siempre va a estar ahí y nada va a cambiar con ellos.

Un ‘thunder’ en Dallas:

Soy seguidor de los Oklahoma City Thunder desde que trasladaron la franquicia de Seattle a Oklahoma, dónde juega mi jugador favorito, Kevin Durant, asegura el jugador. «He tenido la oportunidad y el privilegio de ver un partido de los Dallas Mavericks en directo en el American Airlines Center, y en las próximas semanas iré a ver alguno más. Es increíble todo lo que rodea un partido NBA, es un espectáculo en toda regla, experiencia recomendable para todo el mundo».

Más españoles que nunca jugando en la otra parte del charco:

En la presente temporada hay más españoles que nunca antes en la liga universitaria estadounidense. Además de Jorge Bilbao, también encontramos en la otra parte del charco a otros siete españoles: Aitor Zubizarreta (1995, País Vasco),  Marco Porcher (1992, Andalucía), Álex Ramón (1993, País Vasco), Ángel Aparicio (1992, Cataluña), Javier Lacunza (1994, Navarra), Sebastián Sáiz (1994, Comunidad de Madrid) y Jordi Mas (1992, Cataluña). Sin olvidarnos de la multitud de jugadores que ya están en USA jugando en High School o otras ligas y que fueron con la intención de poder jugar más tarde o más temprano en la NCAA.