La liga australiana pone en marcha un curioso plan para ‘robar’ a la NCAA sus mejores ‘prospects’

agosto 10, 2018

¿Lo compartes?

Los problemas de la NCAA Basketball no paran de crecer. Después de verse inmersa en una gran investigación del FBI por corrupción de varios de sus miembros, y por sobornos a jugadores y miembros de sus entornos para comprometerse con universidades concretas, la NBA decidió comenzar a plantearse permitir la entrada de jugadores directamente desde high school. Esto supondría que los mejores jugadores de 18 años de Estados Unidos dejarían de pasar por la liga universitaria, pero esa medida no se espera que sea aprobada por la NBA hasta dentro de unos años, dando margen a la NCAA para reorganizarse. Sin embargo, ha aparecido una nueva pieza en el tablero: la NBL, la liga de baloncesto de Australia.

La NBL lleva años esforzándose para poner su nombre en el mapa, adoptando un sistema de liga muy parecido al de la NBA y sus mismas normas para tratar de atraer tanto a jugadores de nivel como al público australiano e internacional. Hace dos años, cuando era considerado el prospect nº11 del país para ESPN, Terrance Ferguson decidió dar el salto a Australia al enfrentarse a problemas de elegibilidad con la Universidad de Arizona, con la cual se había comprometido. Jugó para los Adelaide 36ers, y a pesar de una temporada irregular terminó siendo elegido con el pick 21 del Draft por los Oklahoma City Thunder.

A partir de esta próxima temporada la NBL dará un paso más poniendo en marcha su programa Next Stars. Dicho programa añade a los equipos de la liga un hueco extra en la plantilla dedicado a jugadores que serán elegibles para el próximo Draft de la NBA. Según ESPN, esos jugadores cobrarían entorno a $78,000, que pagaría directamente la liga. Se trata de un salario superior a lo que se ofrece por jugar ese año intermedio en la G-League, la otra alternativa asalariada que se encuentran estos jugadores.

“A diferencia de otros países en los que jugadores y agentes llegan a acuerdos con los jugadores, la NBL será la que contrate a estos jugadores”, dijo el responsable de la liga, Larry Kestelman, a ESPN. “Nos aseguraremos de que el jugador recibe el desarrollo que necesita como parte del programa con nuestros clubs, dándoles la mejor oportunidad para tener éxito. La NBL proporciona muy buena visibilidad para EEUU. Nuestra liga es lo más parecido a la NBA en términos de estilo de juego y presentación. Trabajaremos para construir un programa que permita el mejor acceso para los equipos de la NBA y los scouts”.

El primer beneficiado del programa Next Stars será Brian Bowen, según ESPN el 14º mejor prospect de Estados Unidos de 2017. Bowen se comprometió con Louisville, pero la investigación del FBI desveló irregularidades en sus interacciones con la universidad, y la NCAA lo declaró no elegible. Se apuntó al Draft de la NBA 2018 pero después retiró su nombre para prepararse para el Draft de 2019. La NBL ofreció a Bowen a los ocho equipos de la liga y los Sydney Kings fueron quienes mostraron mayor interés. Allí jugará con Andrew Bogut, quien ha decidido terminar su carrera en Australia.

“Me siento honrado por ser el primer jugador en el programa Next Stars y creo que será un paso perfecto en el camino para cumplir mi sueño de jugar en la NBA”, dijo Bowen a ESPN. “Al unirme a los Sydney Kings no podría pedir una oportunidad mejor para comenzar mi carrera profesional, y estoy deseando aprender de veteranos como Andrew Bogut, Jerome Randle y Brad Newley“. 

De momento los resultados que han obtenido han sido con jugadores con problemas de elegibilidad en la NCAA, pero si Bowen sigue el mismo camino de Fergusson y es elegido en primera ronda mientras se gana un buen sueldo, Australia se puede convertir en una alternativa muy real para los mejores proyectos de Estados Unidos.

 

Tags
, ,