Una vez confirmada la suspensión del March Madness una cuestión quedaba sobre la mesa de la NCAA. ¿Qué iba a pasar con los jugadores que terminaban ciclo universitario (cuatro años) pero no habían podido finalizar su temporada?

La NCAA lanzó una propuesta por la que valoraba dar un año extra a los jugadores que se encontrasen en esa situación para que, en el caso de que así lo quisieran, pudiesen tener una temporada más de formación universitaria.

La decisión, según informa Shams Charania, es que los jugadores que se encuentren en esa situación pero jueguen a deportes de invierno (como baloncesto o hockey) no recibirán ese año extra. Ambos deportes habían completado la mayor parte de la temporada antes de la crisis del coronavirus.

Sin embargo, deportes como el béisbol y el fútbol americano sí podrán utilizar esta excepción.