Era la temporada 2011-12 y desde la República del Congo -de la mano de Anicet Lavodrama- venía a España el prometedor alero Ted Kapita (hoy 2.06 metros y 19 años). Lo hizo buscando un equipo… y no lo encontró hasta enero, después de haber estado a prueba con el Unicaja de Málaga, Movistar Estudiantes y FIATC Mutua Joventut. Entonces fichó por el modesto Marín Peixegalego y con el conjunto gallego hizo historia… y eso que solamente jugó cinco meses con el equipo marinense.

Con unos promedios de 23,3 puntos, 16,7 rebotes, 1,2 tapones, 4,5 faltas recibidas y 34,2 de valoración por encuentro fue el gran protagonista del Campeonato de España cadete que se celebró en Marín y en el que el Peixegalego consiguió un histórico segundo puesto, perdiendo la final ante el Baloncesto Sevilla. Ante los hispalenses, Ted fue el jugador más destacado con 33 puntos, 18 rebotes y 48 de valoración, lo que le permitió recoger el galardón de MVP de la final. Ese día jugó su último partido con el ‘Peixe’ y desde ese mismo verano (2012) crece en Estados Unidos. Ahora, apunta a jugar en la mejor liga del mundo en un futuro cercano.

“No me sorprendería que jugase en la NBA en un futuro cercano. De todos los buenos jugadores que entrené aquel año, Ted era el que más potencial tenía, nos comenta Javi Llorente, su entrenador. Ted Kapita se ha comprometido recientemente con Southern Methodist University. Para el experimentado portal norteamericano ‘247Sports‘, el ex-jugador del Marín Peixegalego está entre los jugadores más prometedores que entran a la Universidad esta temporada, se le ha considerado un ‘recruit’ de cuatro estrellas (cinco es el máximo) y varios medios de comunicación ven al congoleño posibilidades de llegar a la NBA, dado su tamaño, dimensión física y ética de trabajo.

Kapita estaba en la agenda de varias de las mejores universidades norteamericanas, pero el jugador cuando supo del interés de Southern Methodist University lo tuvo claro: Sólo quería ser entrenado por Larry Brown. Es un entrenador legendario. Quiero ser entrenado por él. Simplemente me gusta SMU. Creo que es una universidad perfecta para mí”, ha reconocido el propio Ted en unas declaraciones que recoge ‘Bleacher Report‘.

“Era muy niño cuando estuvo aquí, era su primer año lejos de su país… es un chico trabajador y muy ambicioso. Entrenábamos técnica individual por las mañanas y era una esponja. Físicamente era muy superior a la gente de su edad, pero en el Campeonato de España demostró ser competitivo. Lo que más destacaría es la buena mano que tiene”, señala Javi. Tras probar fortuna con el Unicaja y Estudiantes, Kapita estuvo en Badalona y el Joventut le ofreció un contrato hasta su primer año de categoría senior… pero el jugador priorizaba el tema académico y su objetivo más cercano era irse a Estados Unidos.

“Seguimos teniendo buena relación con él. Sabíamos que quería jugar en Estados Unidos y tras su gran campeonato tuvo la oportunidad de cruzar el Atlántico y marchó”, afirma el entrenador gallego. Físicamente es un jugador superdotado, que marca las diferencias… y en su estancia por Galicia alternó el equipo cadete con el junior del Peixegalego. Creció mucho entrenando con el ex-jugador y entrenador Alberto Abalde.

Suspendieron un partido a falta de dos minutos porque dobló el aro con un matazo

“Era una bestia. Sus condiciones físicas eran envidiables, además también marcaba las diferencias con el lanzamiento desde la larga distancia y su envergadura le permitía ser un seguro de vida en defensa. Una vez, cuando jugamos ante el equipo de Jonathan Barreiro, se suspendió el partido a falta de dos minutos porque Ted dobló el aro con un matazo, recuerda Jacob García Fernández, ex-compañero en el ‘Peixe’ y amigo de Ted Kapita. “No me sorprende que hablen bien de él en Estados Unidos. Le conozco. Es una persona muy constante y ambiciosa en la vida, sabe lo que quiere y va a por ello. Disfruté mucho aquel año con él”.

Marín solamente disfrutó de la calidad de Ted cinco meses pero el jugador congoleño dejó huella en la Real Villa marinense. El segundo puesto en aquel Campeonato de España cadete es la mejor clasificación en la historia del modesto club pontevedrés en un evento de tal magnitud. “Un mes antes del campeonato ibas por la calle y nadie sabía quién eras y después de aquello te veías en todos los periódicos… fue increíble. La gente te reconocía, te animaba y sobre todo se compadecían por habernos tocado Real Madrid y Valencia en grupos, nadie creía que íbamos a pasar siquiera de la fase de grupos”, explica Jacob.

Los anfitriones derrotaron al Valencia Basket y dejaron al Real Madrid fuera del Campeonato de España en la primera fase y por el camino dejaron a Canterbury, Joventut y Unicaja de Málaga. En la final, poco pudieron hacer para ganar a un Baloncesto Sevilla en el que brilló un eficiente Diego Gallardó, autor de siete triples ese día. “Claro, aquel campeonato fue un punto importante en la vida deportiva de Ted. Su peso en el equipo era muy evidente, teníamos siete jugadas y cinco eran para él o Cedric Belemené. Lo dicho, no me sorprende que hablen bien de él en Estados Unidos”, concluye García.

La próxima temporada vivirá su primera experiencia en la NCAA y será uno de los jugadores a tener en cuenta. En Estados Unidos ven en Ted Kapita a un jugador capaz de, si mantiene su progresión, tener hueco en un futuro en la NBA.

Así juega Ted Kapita