La NCAA quiere modificar alguna de sus reglas más comprometidas (e incomprensibles). No, no van a empezar a pagar a los jugadores universitarios, pero sí que les van a permitir contratar a un agente, tantear a las franquicias NBA de cara al Draft y, si no van bien las cosas, regresar a la universidad.

Hasta ahí todo más o menos bien, si no fuera porque el criterio que había previsto la organización, y que después ha tenido que rectificar, ha puesto en pie de guerra a dos de las figuras más importantes del baloncesto estadounidense actual: el agente Rich Paul y su representado y amigo LeBron James. 

Las dos primeras condiciones eran tener al menos tres años de experiencia como agente y pasar un examen diseñado por la NCAA. De nuevo, hasta ahí, todo bien. El problema llegaba con el tercer requerimiento: que el agente en cuestión tuviera un título de graduado universitario, algo que Rich Paul, por ejemplo, no posee.

El plan de la liga australiana para robar a la NCAA sus mejores ‘prospects’ da sus primeros frutos

Por eso los medios rápidamente lo denominaron la «Rich Paul Rule». En algunos sitios se llegó a apuntar que se trataba de una ventaja porque uno de los jóvenes representados de Paul, Darius Bazley, había decidido saltarse la NCAA.

El apoyo a Paul no llegó solo de LeBron, también de otros muchos jugadores y agentes. El mismo Rich Paul daba su punto de vista en una carta en The Athletic.

«Para ser honestos, no tengo ni idea de si la NCAA adoptó esta nueva regla específicamente por mi trabajo con Darius Bazley, como se ha especulado», escribía Paul. «O si lo han hecho porque saben que hay mucha más gente como yo luchando por su oportunidad y desafiando este sistema anticuado. 

Las consecuencias de esta decisión quebrarán a otros que están intentando llegar. Los ejecutivos de la NCAA están evitando de nuevo que gente joven con entornos de menos prestigio, y a menudo gente de color, trabajen en el sistema que siguen controlando. En este caso, la gente que excluyen es la que no tiene los recursos, la oportunidad o el deseo de terminar un grado de cuatro años

En realidad yo apoyo que se pidan tres años de experiencia antes de representar a un chico que prueba el mercado. Puedo aceptar incluso pasar un test. Sin embargo, requerir un grado de cuatro años solo consigue una cosa, excluir sistemáticamente a aquellos que vienen de un mundo donde ir a la universidad no es realista». 

De Los Guindos a la NCAA en vuelo directo: así pesca la liga universitaria en la escuela malagueña

Pocas horas después de que Rich Paul escribiera esas líneas, la NCAA recogía cable y rectificaba. Ya no será obligatorio estar graduado siempre y cuando la NBA te acepte como agente.