Las dos grandes novedades que pueden marcar el futuro de la NCAA y las futuras estrellas

agosto 9, 2018

¿Lo compartes?

La NCAA necesitaba cambios y esos cambios parece que ya están aquí. Durante los últimos años el baloncesto universitario ha estado salpicado con diversos casos de corrupción como los pagos a agentes para que los jugadores eligiesen sus universidades o el caso de Louisville, que incluso tuvo que devolver el título cosechado en 2013. Ahora la NCAA da un paso adelante con dos medidas de enorme relevancia.

La primera afecta a la relación entre los futuros jugadores universitarios y las universidades y equipos. Se permitirá que los jugadores de “élite” estén representados por agentes lo que facilitará las conversaciones entre ambas partes. Antes los jugadores universitarios solo podían contratar un agente cuando iban a dar el salto al baloncesto profesional (presentarse al Draft), sin posibilidad de volver a la NCAA.

La segunda medida tiene que ver con esos regresos a la NCAA. Hasta este año el jugador debía retirar su nombre al menos 10 días antes del Draft o de lo contrario no podría competir de nuevo a nivel universitario. Ahora no solo se va a permitir, sino que los jugadores que no sean drafteados podrán regresar a la universidad y seguir con su formación. Aunque todavía se debe discutir entre la NBA y el sindicato de jugadores la forma en la que estos atletas podrían ir en el futuro a la NBA una vez que no fueron drafteados.

Con estas nuevas normas la NCAA busca modernizar su liga y evitar la fuga de talento a ligas extranjeras o incluso a la G-League, en la que los jugadores pueden seguir formándose y, a la vez, recibir un sueldo de los equipos asociados a las franquicias NBA.

Tags