El afán de buscar a la próxima estrella nos lleva ya a pensar en aquellos jugadores que entran ahora en su etapa universitaria, y que son candidatos a dar el salto a las mejores ligas y a intentar dominar el mundo del baloncesto a partir de 2020. Unos están en la NCAA, otros creciendo en ligas de otros países.

El base francés que comparan con Parker en Francia. Ha debutado con la absoluta…

Algún nombre ya os sonará, otros quizás no. Hoy empezamos una serie de artículos en los que conoceréis a los jugadores más prometedores que podrían dar el salto a profesionales en 2020.

1. James Wiseman

Puesto: Pívot
Altura: 7’0
Peso: 230 lbs
Jugará en: Memphis Tigers (NCAA)

No tiene la largura de pívots como Rudy Gobert o Mohamed Bamba, pero con sus siete pies de altura, su envergadura de 7’6 pies y aún en crecimiento, James Wiseman parece que puede ser el nuevo pívot que encandile a los ojeadores por su mezcla de físico y calidad. Es un jugador muy flexible, que corre bien la pista y es un gran atleta en general. Ha desarrollado un gancho bastante fiable cerca de la canasta, y en defensa se proyecta como un buen taponador y reboteador. Pero, como pasa con todos los pívots ahora, la clave estará en ver si es capaz de meter desde la larga distancia. Por el momento está desarrollando un lanzamiento que parece fiable desde la media distancia.

2. Anthony Edwards

Puesto: Escolta
Altura: 6’5
Peso: 215 lbs
Jugará en: Georgia Bulldogs (NCAA)

Anthony Edwards tiene el tamaño ideal para un combo guard. Posee un físico excepcional para su edad, siendo muy explosivo y con una gran envergadura. Su mecánica de lanzamiento es limpia, es capaz de lanzar en parado o en movimiento, y en su último verano de instituto firmó un 45% en triples. Tiene todo lo necesario para ser un anotador total, uniendo a lo ya mencionado un buen instinto para atacar el pick and roll y una muy buena capacidad de pase. En defensa le falta más intensidad que cualidades, y es uno de sus puntos débiles junto con su selección de lanzamiento en ocasiones.

3. Cole Anthony

Puesto: Base
Altura: 6’3
Peso: 185 lbs.
Jugará en: North Carolina Tar Heels (NCAA)

Cole Anthony es un two way player, alguien que compite en los dos lados de la cancha, un base explosivo y un anotador polivalente. Se beneficia de poseer un primer paso muy rápido y de completarlo con su potencia física. Ataca continuamente la canasta, es muy peligroso en transición y tiene habilidad para finalizar cerca de la canasta. Su lanzamiento ha mejorado mucho en los últimos meses, tanto en estático como en movimiento, y eso es lo que da esperanzas a los ojeadores de que puede ser un base total en la NBA.

Es hijo de Greg Anthony, quien fue jugador de la NBA durante 11 temporadas.

4. Isaiah Stewart

Puesto: Pívot
Altura: 6’9
Peso: 245 lbs
Jugará en: Washington Huskies (NCAA)

Isaiah Stewart es un pívot muy activo y que en su categoría domina por completo en la zona. Seguramente estará entre los mejores reboteadores la próxima temporada en la NCAA. Tiene buen movimiento de pies en defensa e instinto para taponar, aunque no será su gran punto fuerte. En ataque es un trabajo en progreso, y sus avances en esa materia marcarán su futuro en el paso a profesionales.

5. RJ Hampton

Puesto: base
Altura: 6’5
Peso: 185 lbs
Jugará en: New Zealand Breakers (Liga Australiana)

Tiene muy buen tamaño para desarrollarse como base en el futuro. Tiene una buena estructura corporal que permitirá que gane músculo y peso sin afectar especialmente a su velocidad y agilidad. Su principal punto fuerte es el manejo del balón, pero tiene pinta de que puede completar su juego siendo efectivo en muchas facetas, siendo la más mejorable de ellas ahora mismo el lanzamiento exterior. También tiene pinta de que cuenta con mucho potencial defensivo.

Hampton decidió saltarse la NCAA e ir a jugar la próxima temporada a los New Zealand Breakers, equipo que juega en la liga de Australia.