Sucedió anoche, en el duelo entre Oklahoma State, la universidad de Marcus Smart, y Texas Tech. Tras una falta de Smart, mientras se levantaba, un aficionado le empezó a gritar. Supuestamente, gritos racistas y, según algunos medios, la frase: “Vuelve  a África”.

Marcus Smart, un prometedor base de 19 años que apunta a ser elegido entre los cinco primeros del draft 2014, se revolvió y empujó al aficionado. El incidente no fue a más, aunque está por ver si la NCAA sanciona al jugador, que acabó el partido con 22 puntos.