Es su quinta temporada en la NCAA y Rubén Guerrero está jugando su mejor baloncesto. Este pívot español de 2.11 m., que acaba de cumplir 23 años, cambió de universidad y esta campaña se ha estrenado en Samford, con la que está protagonizando el mejor arranque de su universidad desde 1996: 4 victorias y ninguna derrota.

En esos triunfos está teniendo un papel clave Rubén Guerrero. El pívot acaba de firmar su mejor partido en la NCAA con unos numerazos: 26 puntos y 16 rebotes con un espectacular 10 de 16 en tiros. Estos números suponen su tope en puntos (el anterior 17) e iguala su tope en rebotes.

El año pasado su universidad tuvo un balance de 10-22 (1-5 de salida) durante su año en blanco por el transfer (dejó South Florida para marcharse a Samford). En estos cuatro partidos, Rubén Guerrero promedia 17,7 puntos y 8,7 rebotes por encuentro, en un esperanzador arranque.