Duke 83 – 85 Stephen F. Austin

Podría ser un resultado cualquiera de una noche NCAA pero no lo es: es un resultado para la historia. La que rompió el equipo de SFA tras derrotar al equipo número 1 de la NCAA en su cancha. Duke nunca había perdido un partido frente a un equipo que no fuese de su conferencia siendo el N.1 y hacía 19 años que no perdía ante un «non-conference».

Todos esos récords se terminaron gracias a esta bandeja de Nathan Bain en la prórroga.

«Miré al reloj y vi que tenía 2.6 segundos para recorrer la cancha y anotar, así que tenía que ir todo lo rápido que pudiese para llegar a la otra canasta y anotar una bandeja. Era como un ejercicio de un entrenamiento. Recé para que entrase. No estaba seguro de si el defensor iba a hacerme falta o no, por lo que me fui hacia el aro para tener una oportunidad de ganar».

Duke contaba con una ventaja de +27.5 puntos según las casas de apuestas antes del partido lo que supone la mayor «remontada» por parte de un equipo de primera división de la NCAA en las últimas 15 temporadas.

La celebración no fue para menos.