Restaban 7’8 segundos cuando el técnico de Weber State solicitó tiempo muerto para preparar una última jugada e intentar enviar el partido a la prorroga. Sacramento vencía por 75-72, en España sin lugar a duda alguna el equipo que defendía hubiera hecho falta para mandar al equipo que ataca a la línea del tiro libre. La jugada le salió mal al técnico Sacramento State, que decidió defender la última acción en vez de cometer falta. Davion Berry ‘sacó su fusil’ y consiguió levantar los ‘oh’ de la grada al anotar un triple que enviaba el partido a la prorroga.

No obstante, en un segundo pueden pasar muchas cosas en el baloncesto. Weber State que tenía el partido ganado a falta de 7’8 segundos y defendió mal pudo evitar el enfado de su entrenador gracias a una canasta inesperada y que probablemente sea de las mejores en la presente temporada. Con 0’9 segundos por jugarse, Weber State sacó de fondo -con la autoestima un tanto baja por la canasta recibida- y sin nada que perder (y mucho que ganar) Dylar Garrity cogió el testigo de Berry para anotar desde tres cuartos de la cancha y dar así el triunfo a su equipo. La afición, sin creerse lo que había visto, invadió la cancha para celebrar la victoria.