Golden Dike es uno de los últimos productos de la prestigiosa cantera de Los Guindos. El pívot con raíces nigerianas y nacido en Málaga en 2001 también fue formado durante sus tres últimos años en España en la cantera del Real Madrid, antes de comprometerse a jugar con los Loyola Greyhounds de la NCAA. Allí coincidió con Santi Aldama, y la próxima temporada lo hará también con Alonso Faure.

La temporada de Golden Dike fue de menos a más. Participó en los 32 partidos que disputaron y terminó como el mejor reboteador del equipo. Promedió 7 puntos y 5.2 rebotes, siendo nombrado en el mejor quinteto rookie de su conferencia.

La campaña de los Loyola Greyhounds terminó justo antes de que se tuviese que parar la competición por el coronavirus, y desde entonces el joven español ya piensa en prepararse para la siguiente. La entrevista a Golden Dike que reproducimos a continuación ha sido publicada originalmente por Kuzey Kılıç en Eurosport Turquía, y publicamos esta traducción con su consentimiento.

¿Qué estás haciendo durante el periodo de cuarentena? 

Estoy entrenando una y dos veces por día. Con pesas, entrenamientos de movilidad, todo tipo de ejercicios que se puedan hacer en casa. También me intento mantener ocupado haciendo deberes, exámenes y hablando con mis amigos. Y si me queda algo de tiempo libre lo gasto con la Play.

¿Cómo empezaste a jugar al baloncesto? 

Empecé a los siete años. Con el paso del tiempo, mi pasión por el juego creció. Yo llamaba la atención por la combinación de físico y talento. Y lo convertí en una «profesión» cuando empecé a jugar en las categorías inferiores del Unicaja de Málaga.

Jugaste también en las categorías inferiores del Real Madrid hasta el año pasado. ¿Cómo fue esa experiencia? 

Creo que irme a Madrid fue una de las mejores decisiones que he tomado, por cómo me endurecí allí y cómo aprendí. Ese cambio me ayudará a conseguir mis objetivos. Trabajé con muchos entrenadores experimentados. Viví una atmósfera profesional a una edad temprana, y eso me preparó para el siguiente nivel.

En el verano de 2019 fuiste campeón con la selección española de tu categoría. ¿Qué aprendiste? 

Fue una experiencia increíble, ganamos contra Turquía en una gran final. Aprendí que los detalles marcan la diferencia. Un simple pase o asistencia, un simple rebote, una bandeja… todo influye.

¿Cómo terminaste en Loyola? 

Tuve muchas ofertas pero la de Loyola era la que más me gustaba, gracias a Ivo (Simovic) y a Santi (Aldama), porque tenemos la misma cultura y hablamos el mismo lenguaje. Tus habilidades en el juego son muy importantes, sí, pero entender la cultura del equipo, y tu vida fuera de la pista, también son componentes muy grandes de tu carrera.

¿Qué tal es tu vida en Estados Unidos? ¿Cómo fue la adaptación? 

Fue duro abandonar mi país, pero al irme con un amigo como Santi y con Ivo lo hizo mucho más fácil. La gente en América es muy buena, todos mis compañeros y entrenadores están siempre dispuestos a ayudar. Su ayuda es particularmente importante en el tema de la «cultura» que mencionaba antes. Porque hay diferencias muy grandes entre España y Estados Unidos. Pero mi vida es buena aquí en general, lo estoy disfrutando.

¿Qué piensas sobre tu temporada? 

Ha sido una temporada muy, muy extraña, en todos los sentidos. Pero he intentado aprender lo máximo posible en mi primer año.

¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles como jugador? 

Creo que soy listo. Soy capaz de leer el juego. Veo cómo se mueven los jugadores y reacciono de manera acorde. Soy atlético y fuerte. Mi punto débil es, sin lugar a dudas, mi lanzamiento.

¿Qué área es la que más estás trabajando? 

Estoy intentando ser un mejor finalizador cerca del aro. No soy malo, pero si consiguiera ser mucho mejor mis oponentes en el futuro lo tendrían más difícil para frenarme, y así podría hacer números más fácilmente.

¿Cómo ves el balance entre educación y baloncesto en EEUU? 

Es genial. Hay mucho balance entre el baloncesto y la educación para la gente de nuestra edad. Uno aprende una docena de cosas diferentes sobre baloncesto, pero lo que aprendes en los entrenamientos también te ayuda a ampliar tu perspectiva y tus conocimientos. Hace que tu mente trabaje mejor.

¿Podrías decirme cuál es tu top 5 de jugadores europeos y estadounidenses? 

Europa: Drazen Petrovic, Juan Carlos Navarro, Toni Kukoc, Dirk Nowitzki y Pau Gasol.

EEUU: Michael Jordan, Kobe Bryant, LeBron James, Tim Duncan y Kareem Abdul-Jabbar.