En el banquillo de Gonzaga, una de las mejores universidades esta temporada en la NCAA, hay un español. Se llama Jorge Sanz y es uno de los asistentes de Mark Few. Llegó allí este verano tras ser director de operaciones en la universidad de Florida Atlantic aunque ya acumula 8 años en Estados Unidos. Un zaragozano (recomiendo este gran artículo de Puertatras) que poco a poco se está haciendo un lugar en una competición que analiza para Kia en Zona.

-En primer lugar, háblanos de ti. ¿Cómo acaba un español sentado en el banquillo de la universidad de Gonzaga?

Esta oportunidad con Gonzaga es consecuencia de circunstancias y experiencias acumuladas en los últimos ocho años. Otro tema es cómo un español que llega a Estados Unidos con las manos en los bolsillos mete, en primer lugar, la cabeza en el baloncesto universitario. Y la respuesta a esta pregunta es curiosidad, ilusión e ingenuidad. Luego, por supuesto, hay que añadir lo básico… sacrificio, disciplina, preparación… y en mayor o menor medida, suerte.

 -¿Cómo es el día a día de un entrenador allí y de qué funciones te ocupas tú concretas?

El día a día en Gonzaga es bastante poco especial, si paramos a analizarlo. Depende mucho del número de partidos que tengamos en esa semana concreta, pero asumamos que son dos… solemos entrenar a mediodía, cuatro de los cinco días que no tenemos partido. A primera hora de la mañana los jugadores tienen preparación física (dos o tres días) y el resto, sesiones individuales de tiro. Por las tardes/noches sacamos otra tanda de sesiones individuales de tecnificación o tiro. Evidentemente, hacemos ajustes en función de molestias o descansos necesarios y hay días que la sesión puede ser de recuperación o yoga.

El resto de las horas las destinamos a lo típico: análisis propio y de los próximos rivales, preparación de la siguiente sesión, del siguiente partido, scouting del rival, sesiones de video y por supuesto, reclutamiento. Personalmente, mis funciones incluyen pre-scouting de futuros rivales, análisis estadístico propio y seguimiento y evaluación de jugadores para posible futuro reclutamiento, así como varias de las mencionadas anteriormente sesiones de tiro y específicos de mañana y tarde/noche.

-Hablemos de Rui Hachimura, una de las sensaciones del arranque de la NCAA. Defínele como jugador para el que no le haya visto

Rui es casi tan buen jugador como persona. Es un chico muy humilde y respetuoso, con su tiempo y el de otros. Tremendamente disciplinado y muy trabajador. Es un 2,05m de 108kg versátil y polivalente, un tipo de jugador muy actual. Tiene una envergadura de 2,13m y unas manos enormes. Técnicamente considerado un cuatro, puede jugar con bote desde línea de 3 o de espaldas al aro y finalizar con contacto. Es una pesadilla para el rival en cuanto a emparejamientos, porque sólo cincos con muchos kilos pueden jugarle dentro, pero Rui es más rápido y explosivo que todos ellos jugando de cara. Su tiro de media distancia es de alta efectividad y cada vez esta metiendo más de tres… fundamentalmente, porque cada vez esta tirando más de tres. Tiene rango NBA de tres, pero todavía no se lo “cree”.

-¿Qué techo le ves?

No soy muy de rankings ni mock drafts (nada en contra de ellos, simplemente no les presto demasiada atención) fundamentalmente porque, en mi opinión, una de las claves del éxito de un jugador es el entorno propiciado por la organización para la que juega. Cuando hablamos de cultura de equipo, no hacemos más que referirnos a un conglomerado de hábitos y decisiones individuales e interacciones entre sus miembros integrantes. Digo esto para indicar que dónde, con quién y para quién se juega influye en el techo de cualquier jugador. Ahora añado, se le proyecta bastante arriba en el draft del 2019… y tras el partido contra Duke en Maui se vió que puede jugar contra cualquiera. Vamos, al chico se le da bien esto…

 -Otro jugador que dejó huella en Gonzaga y ahora está brillando en la NBA es Domantas Sabonis. ¿Crees que hubiera alcanzado su nivel actual de haberse quedado en Europa? Antes de nada, decir que no he trabajado con él personalmente… él ya estaba en la NBA cuando yo llegué a Gonzaga. Con la información de la que dispongo al respecto, tiendo a pensar que no, por lo menos su nivel actual en el tiempo en el que lo ha alcanzado. No digo esto ni por quitar mérito a su club de origen ni por dar más del que le corresponde a Gonzaga, porque Domas ya tenía talento y capacidades antes de venir a Gonzaga y si está donde está es por que se lo ha trabajado y se lo sigue trabajando.

Ahora bien, es muy difícil asimilar las inmensas posibilidades de trabajo y de mejora en un sitio como Gonzaga si no se ha vivido en primera persona las oportunidades que éste programa presenta al jugador. No hablamos únicamente de instalaciones deportivas (que ya de por sí son espectaculares) sino de preparación, capacidad, disponibilidad, actitud, experiencia y exposición a franquicias NBA. En el último mes y medio han pasado por nuestros entrenamientos ojeadores de todas las franquicias NBA, y muchos de ellos han venido varias veces. En cada partido tenemos 10-12 scouts. La dinámica, el enfoque general aquí esta mucho más profesionalizado que en muchos clubes (profesionales) en Europa.

Y para que nadie se lleve a equívoco, he de hacer énfasis en el hecho de que ni todos los jugadores son Sabonis, ni todas las universidades son Gonzaga, y por lo tanto, no todos los casos son iguales. Soy el primero en aconsejar analizar cada situación independientemente y estimar cual es la mejor vía para el desarrollo deportivo y vital del jugador. Unas veces será la NCAA, y otras no. Curiosamente, para bien o para mal, lo más fácil es siempre opinar al respecto a posteriori.

 -Eficiencia, spacing y estadística avanzada. ¿Qué peso tiene todo esto actualmente en la NCAA y qué evolución has visto en los últimos años?

Mucho menos que en la NBA, si sirve de referencia. Estamos muy por detrás en ese sentido. Además, si hablamos de NCAA, solo en División 1 ya somos 353 equipos… con lo que, si hablamos a nivel general, poca estadística avanzada. Dicho esto, hay varios (pocos) equipos que comparten cancha con franquicias NBA, con lo que hacen uso del sistema SportVU, pero los que no tenemos acceso a ello, trabajamos con herramientas mas básicas o incluso propias. Me atrevería a decir que el 100% hacemos uso de Synergy en temas de vídeo y tenemos acceso a Kenpom. En definitiva, cada programa hace lo que puede con las herramientas de las que dispone.

 -El impacto de Zion Williamson. ¿Mediáticamente habías visto algo así en EE.UU? ¿Cómo se está viviendo?

Personalmente, lo que más me impactó fue verle en torneos de AAU. Ahora, en televisión y redes sociales recibe mucha cobertura, en mi opinión “merecida”. Es un tipo de jugador único, no necesariamente por el qué, si no por el cómo. La gente le sigue, quiere ser testigo de un jugador diferente. Pero hace un par de años, se sabia de él como proyecto de jugador de élite, se hablaba de él… y luego lo ves en persona. Era algo impactante. Hay ciertos torneos AAU que se disputan en megainstalaciones de 12 o 16 pistas de baloncesto, cada una de ellas solo con 3 o 4 filas de gradas. Pues bien, cuando Zion Williamson jugaba, hora u hora y media antes del comienzo de su partido, cientos y cientos de personas se empezaban a congregar en masa alrededor de la pista en la que su equipo iba a jugar, invadiendo las pistas contiguas para coger sitio… con partidos todavía jugándose en ellas! Ahí es cuando me di cuenta de que el chico era especial. Luego, en la pista, iba sobrado, claro.

 -¿Objetivos de Gonzaga y tus favoritos para este año?

Muy simple… Campeonato nacional, con enfoque de partido a partido. En NCAA, cualquier año, por bueno que pueda parecer vaya a ser, como es nuestro caso esta temporada, se puede perder un partido en cualquier momento contra cualquier equipo… sobretodo llegados a Marzo. En ningún momento hay series al mejor de 7 partidos, con lo que el objetivo durante toda la temporada ha de ser el de acabar imbatidos el siguiente partido.

Favoritos… es muy pronto, pero aunque no lo fuera, tampoco me mojaría! Gonzaga seguro.

 -¿Te gustaría volver en algún momento a España? ¿Qué planes tienes a medio plazo? La pregunta del millón. No lo sé. Los años pasan, pero sigo con la sensación de que nuestra aventura aquí todavía no ha terminado. Hay una frase de George E. Moore que me hace reflexionar a menudo: “un hombre recorre el mundo buscando lo que necesita para llegar de vuelta a casa y encontrarlo.” (A man travels the world over in search of what he needs and returns home to find it). El tiempo dirá. Lo que sí te digo abiertamente es que mientras esté entrenando en Estados Unidos, me encantaría compaginarlo con baloncesto de formación en España en verano. Ojalá algún día se dé esa oportunidad.

Planes y expectativas suelo no hacerme. Cuanto más miro donde no debo, más vértigo da la cosa… así que trato de seguir a lo mío, creciendo, y mantener la vista al frente.