Allen Iverson se sentó enfrente del entrevistador. No le parecía aún real lo que estaba haciendo: le estaban entrevistando porque iba a entrar en el Hall of Fame del baloncesto. En cierto modo, el fiero Iverson parecía un poco superado por la situación, como abrumado ante el reconocimiento que estaba recibiendo.

Pero no llevaban ni un minuto de entrevista cuando salió el Iverson desafiante que todos conocemos, aquel que nos llevaba a decir que era el jugador con más talento por centímetro de su cuerpo del mundo.

Entrevistador: “Allen, has jugado con varios entrenadores de primera línea, tú fuiste uno de los bases que jugaron con Larry Brown…”

Allen Iverson: “Yo no era un base. Yo era un asesino”.

Y vaya si lo era. De hecho, ya antes de comenzar su carrera como profesional era conocido en el circuito de instituto de Estados Unidos por su instinto asesino con los rivales. Sirvan estos highlights como muestra.

 

Te puede interesar

La universidad de Eastern Illinois ha entrado en los libros de récords de la NCAA. Nadie contaba con ello cuando perdían por 27 puntos con Murray State, pero solo unos minutos después se estaban llevando la victoria por 63-60 gracias a un triple de Josiah Wallace a dos segundos del final que culminaba la remontada. Los Panthers llegaron a ir perdiendo de 27 puntos cuando solo quedaban 11:45 para el final.

En esos últimos minutos parecía que los Panthers no podían fallar. Metieron sus últimos nueve lanzamientos. Tenían un porcentaje de acierto del 36.4% a dos minutos y medio del final y terminaron con un 43.4%. No cometieron una sola pérdida en los últimos ocho minutos. Metieron 32 puntos en siete minutos después de haber metido 31 puntos en los primeros 33 minutos.

La remontada más espectacular de la historia de la NCAA: perdían de 27 a pocos minutos del final… (Vídeo)