Oscar Schmidt, contra España y anotando 55 puntos. Jugando en una selección en la que debutó con sólo 19 años y en la que, sin quererlo, provocó de entrada la dimisión del técnico, Ary Ventura Vidal, porque éste dio órdenes al equipo de que jugara para él y para Marcel de Souza, otro gran anotador. Los veteranos del equipo, acostumbrados a ir a la suya, no lo aceptaron y el seleccionador tuvo que dimitir.

Os traemos un documento especial que compartió Gonzalo Bedia en Twitter.

Primero, vean el vídeo:

¿Cuándo fue? Nos lo cuentan en la FEB:

El 24 de septiembre de 1988, Brasil se enfrentaba a España en el último partido de la primera fase del torneo olímpico de Seúl.  Oscar, que jugó los 40 minutos, protagonizó la mayor exhibición ofensiva que se haya visto en unos Juegos: 55 puntos, con 11/17 de dos, 6/11 triples y 15/16 tiros libres. A su lado, Marcel añadió 28. Pero no sirvieron de nada, porque España, con los puntos mucho más repartidos detrás de los 27 de Jiménez, se impuso por 118-110 después de dominar por 107-88, mientras los rivales perdían el tiempo en protestas a los árbitros y reproches entre ellos mismos. La victoria sirvió al equipo de Díaz Miguel para acabar segundo de grupo, pero a partir de ahí todo se torció. Perdió en cuartos de final con Australia (74-77) y luego con Canadá (91-96) y Puerto Rico (92-93) y acabó octavo, tres puestos por debajo de Brasil.

Oscar participó en cinco Juegos Olímpicos consecutivos, desde 1980 hasta 1996, y en los tres últimos fue el máximo anotador. En total, 38 partidos y 1.093 puntos.  Seúl’88 fue el más brllante para él: marcó sucesivamente 36, 44, 31, 39, 55, 46, 46 y 41 puntos. Un promedio de 42,2, más 7,8 rebotes.

Te puede interesar…

Si a uno le apodan ‘Mano Santa’ el concurso de triples puede ser un espectáculo. Y ahora que estos eventos cobran protagonismo conviene recordar una de las mayores exhibiciones de siempre.

El brasileño Oscar Schmidt, uno de los mejores tiradores que haya jugado jamás al baloncesto, dejó esta barbaridad en un All-Star disputado en Italia. Él mismo lo publicó el pasado año en su perfil de una red social.

Continúa leyendo el artículo