Stratos Perperoglou. El ex del Barcelona, Olympiacos, Panathinaikos, Efes, Hapoel Jerusalem y actual jugador del Estrella Roja ha confesado que estuvo cerca de dejar el baloncesto.

Fue una complicada situación justo cuando ganó su segunda Euroliga. Lo ha hecho en una entrevista con la Euroliga donde confiesa que en 2011 vio el final de todo. Así lo relata:

“Estaba sentado en el avión y no me levanté durante todo el vuelo, y cuando aterricé comencé a sentir algo de dolor en el área de la pierna derecha. Fue inmediatamente después de que me levanté de mi asiento”.

“Afortunadamente, al día siguiente tuvimos los exámenes físicos con el equipo nacional y le pedí al médico que revisara mi pantorrilla. Hicimos una resonancia magnética y no mostró nada, por lo que el médico dijo ‘¿Por qué no revisamos las venas? Por si acaso, así que hicimos eso, y el médico dijo: ‘¡Ni siquiera te muevas! Tu vena está obstruida y es una condición grave’”.

“Me dieron anticoagulantes de inmediato y tuve que permanecer en el hospital durante aproximadamente diez días. Entonces, debido a esos anticoagulantes, no pude jugar. Era peligroso por si recibía un golpe en la cancha, ya que podría comenzar una hemorragia interna. De verdad, no sabía si iba a poder volver a jugar. Escuché historias sobre otros jugadores que tenían lo que yo tenía, y puede poner en peligro mi carrera”.

Después, conquistó su tercera Euroliga y olvidó algo que pudo cambiar su carrera como sí pasó con Chris Bosh, que tuvo algo parecido.