LBasketbol Süper Ligi de Turquía continuaba disputándose a puerta cerrada. Fue la última competición de las principales ligas europeas de baloncesto que decidió suspender sus partidos por motivo de la crisis sanitaria provocada por la extensión del coronavirus. El ministro de Juventud y Deportes turco Mehmet Kasapoglu se reunió con los responsables de las ligas de baloncesto, fútbol y voleibol del país otomano y decidieron posponer la temporada de todos los deportes de su país, sin especificar cuánto dudará el parón. Esto fue hace dos días.

Aunque los encuentros eran a puerta cerrada, eso no evitó que algunos jugadores empiecen a presentar síntomas propios del COVID-19. El primer caso, el del Fenerbahce, según un comunicado publicado en la página web oficial del club, en el que ya se han dado tres positivos: Kostas Sloukas, Jan Vesely y Ahmet Duverioglou, según medios turcos. Este fue el comunicado que publicó el Fenerbahçe:

«Algunos jugadores» y «personal administrativo han tenido síntomas del virus».

Hace poco veíamos a James Nunnally dar a sus compañeros lo que parecía desinfectante de manos, para luego descubrir que no era así. Y el mismo Shane Larkin, probablemente la mayor estrella del baloncesto turco ahora mismo, también se pronunció al respecto

En un mensaje en sus redes sociales, Larkin pedía la suspensión o cancelación de la liga turca.

«De ninguna manera quiero faltarle al respeto a ninguna de las personas que toman las decisiones y que son responsables de manejar esta pandemia del corona virus, pero no entiendo por qué la Liga Turca continúa jugándose cuando todas las otras ligas en el mundo están suspendidas o canceladas. 

Entiendo que jugar los partidos a puerta cerrada hace que las cosas sean un poco más seguras, pero NO son lo suficientemente seguras. 

Como jugador de baloncesto no hay nada que disfrute más que salir, jugar los partidos y competir los unos con los otros, pero ahora mismo con el virus expandiéndose cada vez más el riesgo de jugar es cada vez mayor. Así que jugar estos partidos no merece la pena. 

Esta es completamente mi opinión y estoy seguro de que muchos de los otros jugadores sienten lo mismo. Solo quiero que la seguridad de todos sea la prioridad y creo que cancelar la liga o suspender los partidos hasta que tengamos un mejor control o entendimiento del virus es lo mejor. Shane». 

Su entrenador, Ergin Ataman, se puso de su parte.

«Es muy complicado practicar un deporte en esta atmósfera», dijo el entrenador. «El mundo está vigilando, todos mis atletas son humanos y ninguno está psicológicamente pensando en jugar, en ganar o en perder. Felicito a los jugadores de ambos equipos por competir de forma tan profesional. Esperemos que nuestras instituciones tomen la decisión de posponer esto, teniendo en consideración la salud de los atletas». 

Shane Larkin, quien se obtuvo la nacionalidad turca hace unos meses para jugar con la selección nacional, fue uno de los jugadores que participaron en el último partido del Efes este mismo martes.