La carrera de Brandon Jennings está inevitablemente marcada por las lesiones y por sus malas decisiones. Las polémicas comenzaron ya desde antes de que se convirtiera en profesional. Jennings no tenía claro si podría jugar en la NCAA, ya que su baja nota media lo ponía en duda, pero tampoco le importaba demasiado. Quería ser profesional lo antes posible, y ante la imposibilidad de hacerlo en la liga profesional estadounidense por su límite de edad, el base decidió convertirse en el primer jugador en dar el salto de un instituto estadounidense a un equipo de primera línea europeo.

Lo hizo firmando por la Lottomatica Virtus Roma con la ayuda del legendario Sonny Vaccaro. Su nivel no fue precisamente alto en aquella temporada 2008-09, con un 38.1% en tiros de campo, pero sí lo suficiente como para ser elegido con el pick 10 del Draft de 2010. En aquel momento su nombre se hizo famoso por unas declaraciones en las que aseguraba que Ricky Rubio era puro «hype» y que él era mejor jugador que el español.

Los primeros años de Brandon Jennings de vuelta a Estados Unidos fueron, de hecho, prometedores. El base promedió más de 15 puntos y 5 asistencias por partido en sus primeras cinco temporadas, pero su descontento con jugar en Milwaukee siempre fue manifiesto, y cuando se convirtió en agente libre fue traspasado por medio de un sign and trade a Detroit. Ahí llegó el momento que truncaría de verdad su carrera: el 25 de enero de 2015 sufría una rotura del tendón de aquiles de su pierna izquierda.

Esa lesión le hizo perder por completo su explosividad. Nunca volvió a ser el mismo jugador. Durante las siguientes tres temporadas pasó por cinco equipos (Detroit, Orlando, New York, Washington, Milwaukee de nuevo), pero ya como un jugador muy secundario. Todo parece indicar que él nunca llegó a aceptar del todo su nueva condición, ya que salió por la puerta de atrás de todas sus paradas.

¡Expulsado! La liga china expulsa a Ty Lawson de por vida por una publicación en Instagram

Eso incluye su intento de volverse a ganar la vida fuera de Estados Unidos. Primero en China, donde los Shanxi Brave Dragons le aguantaron solo 13 partidos en 2017 antes de cortarlo. Y, más adelante, de nuevo en Europa, al firmar en 2018 con el Zenit Saint Petersburg. Solo duró hasta noviembre de aquella misma temporada, con el equipo finiquitando su contrato después de que Jennings escribiera en su cuenta de Instagram «lección de vida: nunca volveré a jugar por un equipo en el que el entrenador tenga a su hijo en el equipo. Nunca más.» 

Y, ya fuese en equipos con hijos de entrenador o no, lo cierto es que no ha vuelto a jugar a nivel profesional hasta el momento. Los rumores apuntaban el pasado verano a que Brandon Jennings iba a llegar a un acuerdo para jugar en el KK Igokea bosnio, pero el club desmintió esos rumores y fichó a Jackie Carmichael en su lugar.

Brandon Jennings tiene ahora 31 años recién cumplidos, una edad en la que aún debería estar demostrando su talento en las mejores canchas de baloncesto del mundo. Pero la peor lesión posible para un jugador de baloncesto y su personalidad se interpusieron en su camino.

Así jugaba Brandon Jennings en las ligas de verano durante el Lockout de 2011.