¿Qué pasa en Turquía? La complicada situación del basket otomano

agosto 10, 2018

¿Lo compartes?

Es una crisis nacional, económica, que está afectando al baloncesto. La moneda turca (lira turca) se desploma, el cambio frente al dólar se dispara (la moneda ha caído un 36% en lo que va de año y solo esta semana un 16%) y el país se encamina a un colapso financiero, ante la falta de inversores y de liquidez para afrontar los pagos.

Una delicada situación que ha provocado la desaparición de cuatro equipos turcos: uno en primera división, el Eskisehir, séptimo clasificado el año pasado, que tenía previsto jugar la Basketball Champions League, y tres en segunda división turca: el Usak Sportif y el Yesilgiresun, descendidos el año pasado, y el Antalyaspor, el último en anunciar que no competiría la próxima campaña.

Clubes con importantes deudas con pagos comprometidos principalmente en euros y en dólares, mientras su moneda nacional se desploma en el cambio de divisas y les imposibilita afrontarlos. Otro de los equipos que supuestamente atraviesan problemas económicos es el Trabzonspor, aunque Omer Onan, CEO de la federación turca, explica en Eurohoops que han mantenido una reunión con ellos y se espera que finalmente puedan salir.

En cualquier caso, esta situación parece estar afectando de forma mucho más profunda a equipos más pequeños, pese a los supuestos problemas de pagos en el Fenerbahçe. Otro de los equipos punteros, el Anadolu Efes, ha protagonizado un verano muy potente en el mercado, con algunas de las incorporaciones más relevantes del continente.