Hace unos días conocimos la composición definitiva de los torneos preolímpicos, que otorgarán 4 billetes a los Juegos Olímpicos de Tokio, y ya son unos cuantos los jugadores que han dicho públicamente que estarán en la cita. Por ejemplo Jamal Murray y RJ Barret con Canadá, o Domantas Sabonis con Lituania. Pero también hay otra selección que podría recibir refuerzos: Italia. Y lo haría con un nombre muy italiano, pero que no sabe el idioma: Donte DiVincenzo.

La lesión no impedirá a Curry estar en los Juegos. Las estrellas empiezan a subirse al carro: Curry, Harden, Lillard, Davis…

DiVincenzo nació en Newark, Delaware (Estados Unidos), pero es descendiente de inmigrantes italianos. El jugador que comparte equipo con el griego Giannis Antetokounmpo, que en principio también estará en el torneo, se ha reunido con el general manager de la federación italiana de baloncesto, Salvatore Trainotti. En dicha reunión, que se produjo en Estados Unidos, ambas partes expresaron su interés en que DiVincenzo juegue con Italia, según el periodista de La Gazzetta dello Sport Mario Canfora.

Parece ser que Donte DiVincenzo está muy cerca de conseguir el pasaporte italiano, algo que se espera que logre en las próximas semanas, a pesar de no saber hablar italiano y de haber visitado el país por primera vez el pasado verano. DiVincenzo se encuentra en su segunda temporada como profesional después de haber llevado a Villanova al campeonato de la NCAA en 2018, siendo nombrado MVP de la Finar Four.

Sin haber cumplido aún los 23 años, DiVincenzo sería una apuesta por un relevo generacional para italia al menos en lo referente al uso de jugadores nacionalizados. En las últimas citas el cupo de nacionalizado lo habían cubierto con Jeff Brooks, pero las reglas de la FIBA impiden que se pueda convocar a más de uno al mismo tiempo, como le sucede a España con Nikola Mirotic y Serge Ibaka.