No os vamos a sorprender si os contamos que en Lituania, el baloncesto, es una religión. Está claro que fe no les falta. Llegaron a la final del Eurobasket cuando nadie apostaba por ellos y eliminaron a una de las favoritas como Serbia para verse las las caras con España en la lucha de las medallas. Se llevaron la plata pero para ellos fue como un oro. Muestra de ello, el recibimiento:

La imagen lo dice todo pero los datos son de locura. Nos lo acerca @jmfdez_basket en su twitter en una noticia que recoge el medio lituano TV3. La final del Eurobasket ha sido el evento más seguido en Lituania en el Siglo XXI. Fue seguido (aproximadamente) por 1,5 millones de personas, un 45% total de la población (3.350.000 de habitantes).

Sin duda, datos que confirman que en Lituania el baloncesto es algo más que una religión.

Sin título