Quizás muchos no le conozcan y otros no le recuerden. Daniel Mérida, compañero de Solobasket, publicaba un artículo sobre uno de esos jugadores peculiares dentro del baloncesto.

Se trata de Michael Sweetney (33 años). ¿Le recuerdan? Pívot norteamericano formado en la Universidad de Georgetown que recibió el premio al mejor jugador del año gracias sus 20 puntos y 10 rebotes de media. Esto le llevó a ser drafteado en la posición número 9 en el 2003 por los New York Knicks. En ‘La Gran Manzana’ sus números e importancia en el equipo no fueron de gran ayuda para seguir en la franquicia neoyorquina. De allí marchó a los Bulls. Tampoco destacó y los problemas de peso (más de 120 kilos con 2.03) le llevaron a dejar la NBA a pesar de que tuvo otra oportunidad con los Celtics en 2009.

Desde entonces ha jugado en seis equipos y tres países. China, Puerto Rico y Uruguay. Este último, el lugar donde hemos vuelto a saber de él. Regresó a las canchas y lo ha hecho en el Urunday Universitario.

Se le había visto el pasado verano por algún torneo de exhibición pero no había vuelto a jugar. Sus 168 kilos eran un gran problema. El propio pívot ha reconocido que una depresión por la muerte de su padre tras el Draft le hizo comer mucho y desde entonces no consiguió salir del pozo. “No estaba siendo honesto en ese entonces, pero ahora estoy abierto a decir que todo lo que pasó fue mi culpa y lo acepto. Estuve en una fuerte depresión, no comía bien y no hacía suficiente ejercicio”, explicaba en declaraciones al New York Post.

https://twitter.com/pebeca11/status/669322099362816000?ref_src=twsrc%5Etfw

Unos días después de ese debut, el jugador ha concedido una entrevista en la que habla sobre su depresión, su historia, los peores momentos de su vida o incluso sobre si pensó en suicidarse.

“La muerte de mi padre cambió toda mi carrera. Caí en una depresión muy profunda, empecé a engordar, dejó de importarme el baloncesto”.

“Mi carrera en la NBA no salió como quería, pero lo acepto y debo seguir adelante. Ahora me siento feliz, con mi esposa, con mis hijos.  Trato de ayudar a otras personas que tengan el mismo problema que yo he tenido”.

Interesante entrevista de Doctor NBA que nos acerca Gigantes y en la que se sincera este número 9 del draft:

Aquí, en acción: