En la vida a todos nos llega ese momento en el que decidir. Ese dilema entre dos puertas cerradas que nos llevan a un destino. Un destino que para casi todos empieza en Bachillerato con la famosa división de ciencias o letras. Si esa elección parece complicada imagínense la de elegir una carrera o un futuro. Para otros, sus dilemas giran en torno a una chica/o y para muchos, el dilema central de nuestro país, el de salir de España para encontrar trabajo o…salir. En definitiva, elegimos nuestro destino, ese que dictará lo que será de nosotros en un futuro. 

La historia que os traigo tiene que ver con lo escrito en el anterior párrafo: dilema y destino. El que coge el guión de protagonista de esta película es Guillermo Romero, un joven de 17 años que esta temporada 2014 – 2015 ha debutado como jugador senior con el equipo de baloncesto PCE Instruments Tobarra que milita en la Primera División Nacional en la región de Castilla-La Mancha. Guillermo, como todos los que leéis esta página sufre la misma enfermedad que nosotros: el baloncesto como pasión. Siempre ha jugado a este deporte desde que era pequeño hasta que hace un año y medio un amigo le dijo que iba a competir en el campeonato provincial de atletismo que se celebraba en Albacete y animó a Guillermo a participar en alguna de las disciplinas. Algo normal  y dentro de lo previsto para un chaval de esa edad que reúne cualidades para realizar varias deportes.

La cuestión fue que esta invitación -casual- tuvo su efecto porque en menos de una semana Guillermo se presentó al Campeonato Provincial de Atletismo. Era diciembre de 2012. El resultado fue una tercera posición en lanzamiento de disco y campeón provincial juvenil en lanzamiento de bala, que es el nombre oficial para el lanzamiento de peso ya que consiste en lanzar una bola que pesa 5 kilogramos.

Ante la sorpresa que le causó el proclamarse campeón de una disciplina que ni conocía ni había practicado nunca, Guillermo decidió participar en el Campeonato Regional que se celebraría en Ciudad Real en mayo de 2013. Como Tobarra no tiene ninguna pista de atletismo ni existe ningún entrenador, su preparación durante la primera semana consistió en lanzar piedras desde el santuario de la Encarnación situado en una de los cerros que circundan el pueblo. Repito, lanzar piedras.

GUILLERMO.CAMISETA.NARANJALa segunda semana su preparación estuvo más acorde con su especialidad. Unos vecinos le pudieron conseguir una bola de hierro que formaba parte de algún mobiliario urbano y lanzando esa especie- por decir algo- de bola que pesaba 5,5 kg pudo entrenar con más garantías. En el Campeonato Regional, Guillermo Romero, apareció en la pista con una indumentaria que lo diferenciaba de los demás. Todos los participantes llevaban las camisetas de sus clubes y el cortó con tijeras una camiseta de manga corta para simular una camiseta de lanzador.

El resultado fue que Guillermo se proclamó subcampeón regional juvenil de Castilla – La Mancha en lanzamiento de peso al alcanzar los 12,50 metros, un metro más que el lanzamiento efectuado en Albacete unos meses antes.

Durante los meses que transcurrieron entre el campeonato provincial y el regional sus amigos le preguntaban por qué competía y el decía que «por curiosidad y porque se picaba consigo mismo para llegar cada vez más lejos con la bola como si fuera adictivo» aunque más adictivo aún para él es el baloncesto, con el que ahora disfruta. Esta temporada jugará en primera nacional con su equipo de siempre, el PCE Instruments Tobarra, pero su altura de 2,00 metros le ha llevado a jugar ya varios partidos amistosos con el Albacete Basket de liga EBA equipo del que es filial el Tobarra. Es decir, que rechaza el continuar lanzando piedras para lanzar triples y realizar mates.  Que prefiere la pelota de apenas un kilo a las de cinco. En definitiva, que quiere seguir disfrutando de este deporte el baloncesto y deja de lado un deporte en el que quién sabe algún día podría haber triunfado.

Sin duda alguna, una historia de esas que es necesario que conozcáis. Historias  que no ocupan portadas pero protagonizan el día a día de las personas y que tú nos puede acercar porque en estas cosas es donde se encuentra lo bonito de este deporte, por lo que todos estamos locos, por la pasión del baloncesto.

Lo dicho, dilema y destino.

Gracias a Jose Luis Fernández, Presidente del PCE Instruments Tobarra, por facilitar la información.