Pooh Jeter, un viejo conocido de la ACB, acaba de salir de la cuarentena en China. Tras unas semanas muy complicadas, parece que todo vuelve lentamente a la normalidad en el país asiático. Una situación que ha propiciado que la reanudación de la CBA sea una posibilidad a principios de mayo, por lo que algunos jugadores extranjeros han vuelto al país. Todos ellos tuvieron que pasar dos semanas de confinamiento, experiencia que Jeter ha querido narrar en un diario en SLAM Magazine.

El ex jugador de Menorca, Unicaja y Joventut de Badalona entre otros, pasó la cuarentena en un hotel, lugar en el que ha podido seguir el ritmo de sus entrenadores y del que salió recientemente: «El 29 de marzo me hicieron el test del coronavirus, lo que fue bastante incómodo. Tuve que hacerme ese test un par de días antes de poder dar por concluida la cuarentena. Ese tiempo estuve pensando, ‘tío, realmente estoy a punto de salir’. Fue duro dejar la habitación de hotel, por todo lo que había pasado allí aquellas dos semanas».

«Ahora tengo que ponerme en modo ‘ya no estoy en cuarentena’. Por la mañana salí a desayunar. El restaurante de mi residencia sólo abre para el desayuno. Para comer y cenar tengo que pedir que me lleven la comida a casa. En el restaurante hay pegatinas que te indican dónde debes sentarte, a un metro de distancia. Allí debes permanecer hasta que te llevan la comida. Realmente se toma mucho cuidado en que no te acerques a nadie. Me alegro de ver que es así», explica sobre su nueva rutina tras terminar la cuarentena, a lo que añade que «Esta noche he salido a cenar fuera por primera vez. Verdaderamente quiero ver cómo están las cosas. Es obligatorio que te comprueben la fiebre en cualquier sitio, incluso cuando bajas a desayunar. Tienes que dejar que te miren la temperatura siempre que entras a un nuevo edificio».

Sin embargo, una de las grandes problemáticas de la reanudación de las competiciones es el estado de forma de los jugadores. Un contexto que se toma con una pizca de humor el jugador de 36 años: «Hoy será mi primer día en el gimnasio. Le dije a los de mi equipo: ‘no voy a ser Usain Bolt ahí fuera. Tratadme con calma’. Voy a hacer un entrenamiento individual antes de la práctica con el entrenador Kareem. Mi entrenador jefe sigue todavía en cuarentena. Saldrá el lunes, así que los asistentes están llevando las sesiones. Le dije a todo el mundo que pasar de la cuarentena a jugar cuatro partidos a la semana empezando el 15 de abril no iba a funcionar. No hay forma de que estemos listos. Tengo la sensación de que necesitamos este mes para ponernos en forma de nuevo».