Después de haber anunciado en verano que sus equipos podrán cambiar sus jugadores extranjeros cada dos meses, la CBA (la liga de baloncesto de China) ha anunciado hoy otra tanda de medidas que influyen tanto en los jugadores locales como en los extranjeros.

Aquellas que afectan a los extranjeros son especialmente interesantes. A partir de la temporada 2020-21…

El número de extranjeros que podrán firmar los clubes se aumenta hasta a cuatro, pero ese aumento tiene un truco: tan solo dos de ellos podrán ir convocados a cada partido, y estos no podrán coincidir en la pista. Dicho de otro modo, como mucho habrá dos extranjeros en cada momento en la pista, uno por cada equipo. Esta medida se anuncia como una forma de tratar de mejorar la competitividad y el nivel de los jugadores locales.

Estas medidas se tomaron después de una reunión entre los dueños de los clubes de la liga china, en la que también se decidió imponer un límite salarial… con truco. Porque, también a partir de la campaña 2020-21, los clubes tendrán un límite salarial de 36 millones de yuanes, un poco más de 5 millones de euros. Cada conjunto tendrá una horquilla alrededor de esa cifra de 12 millones de yuanes, es decir, deberán gastar como mínimo 24 millones y, como máximo, 48 millones.

Al establecer un límite salarial también se ha acordado que el salario máximo para un jugador puede ser como mucho el 25% de ese límite salarial, 9 millones de yuanes, que son 1.1 millones de euros. 

Pero, como decimos, este límite salarial tiene un truco, y es que no afecta a los jugadores extranjeros. Por lo tanto, los jugadores que no sean chinos no contarán contra el límite salarial y no están sujetos por el máximo del 25%, pero no podrán compartir tiempo en la pista dentro del mismo equipo.