El Mundial de baloncesto de 2023 empieza a dar noticias a pesar de quedar todavía 3 años para su disputa. Un torneo que será organizado por primera vez en la historia por 3 países (Indonesia, Japón y Filipinas) y que ha llevado a la FIBA a adoptar algunas medidas extraordinarias. Una de ellas, sobre los anfitriones y sus plazas en el torneo.

La FIBA ya ha determinado su decisión: Japón y Filipinas tendrá plaza asegurada e Indonesia… tendrá que ganársela. Será algo histórico tanto si lo consigue como si no logra dicha plaza. Si se queda fuera será la primera vez en 50 años (desde que se instauró la plaza para el anfitrión) que un equipo que acoge el certamen no compite en él. Si se clasifica será la primera vez en su historia que juega un torneo de dichas características ya que nunca han jugado ni Mundial ni JJOO. Ocupan el puesto 92º del ranking FIBA.

¿Qué tiene que hacer Indonesia para estar en el Mundial?

La FIBA dará plaza a Indonesia para el próximo Mundial si en el próximo campeonato de Asia es capaz de quedar entre los 8 primeros clasificados. ¿Misión sencilla? No si tenemos en cuenta el historia de Indonesia.

El país no ha disputado dicho campeonato (por no haberse clasificado) desde 2011 y en las 4 apariciones anteriores su mejor resultado fue 12º (de 16 equipos). Por lo tanto, Indonesia debería conseguir algo nunca antes logrado por su selección para poder alcanzar un reto todavía mayor.

Pero los problemas han comenzado mucho antes incluso de arrancar el campeonato de 2021. Indonesia ha perdido con solvencia en las dos primeras ventanas de clasificación ante Corea (109-76) y Filipinas (70-100). Se encuentra en un grupo de cuatro que completa Tailandia y se clasifican para el torneo los 2 primeros clasificados. Si queda 3º, jugará otra liguilla de 6 equipos con los otros terceros en los que los 4 primeros obtendrán plaza.