Parecía un partido normal de los Juegos Panamericanos femeninos. Argentina y Colombia se iban a medir en la segunda jornada en un partido que podía ser clave para la clasificación de ambas tras la derrota de Argentina contra Estados Unidos y la victoria de Colombia frente a Islas Vírgenes. Todo transcurrió con normalidad hasta la ceremonia de los himnos y cuando el partido iba a comenzar saltó la sorpresa.

Argentina había acudido al encuentro con la equipación equivocada. Un error que demoró el comienzo del partido aproximadamente una hora (según informó la cuenta oficial Argentina) y que propició la negativa de Colombia a jugar el encuentro, dándose por perdido a la albiceleste según las normas de la Panam Sports (Organización deportiva Panamericana). Esta derrota elimina a Argentina y clasifica a Colombia para las semifinales.

¿Cómo sucede un error así? Se ha debido a que la selección argentina no ha llevado utillero al campeonato. Según informa el periodista Alejando Pérez, los cupos para miembros de staff son más limitados en estos torneos y el equipo decidió usar esa plaza en un médico.

Tras lo ocurrido tanto el jefe del equipo (Hernán Amaya) como la directora de desarrollo del baloncesto femenino (Karina Rodríguez) presentaron sus dimisiones a sus respectivos cargos.