Lo contábamos el otro día. La Selección de Catar no iba a jugar su partido ante Mongolia en los Juegos Asiáticos por problemas con el velo. Ellas querían jugar con ello y la FIBA lo prohibía.  Se plantaron y la FIBA emitió un comunicado en el que recalcó lo siguiente  «es de carácter meramente deportivo» y «carece de connotación religiosa alguna».

Este problema, que está siendo noticia en estos juegos, se ve desde otra perspectiva gracias a un jugador de la India. El capitán del equipo de baloncesto Amritpal Singh y otro de sus jugadores, Singh Amjyot, se tuvieron que quitar sus turbantes para jugar en la Copa de Asia en julio, según dicta el reglamento. Por ello, decidieron cortarse el pelo y así no tener que llevar turbante como lo exige su religión  Sikh, en español Sijismo. Los sijes practicantes deben llevar siempre el kesh (pelo largo sin cortar), khanga (un pequeño peine de madera para recogerse el pelo), kara (un brazalete metálico) y kacha (ropa interior de algodón).

turbanteLa tradición y la norma se contradecían y por ello se cortaron el pelo. Para los deportistas hay una versión más ligera en lugar del turbante. Se llama ‘patka’ (imagen izquierda y arriba) que cubre la cabeza con un paño fino en lugar de los turbantes que son más grandes y que se utilizan en la vida cotidiana. Para Amritpal, la decisión no fue fácil «por supuesto, no fue una buena sensación cortarme el pelo por esta razón,» responde uno de los sijistas a Associated Press.«Pero se había llegado a un punto en el que tenía que tomar una decisión. Después de todo, era una cuestión de seguir jugando al baloncesto o no. ¿Qué otra cosa podría haber hecho?»

Su familia no se lo tomó nada bien y le dijeron que estaba rompiendo la tradición, a pesar de ello, consiguió convencerlos y poder jugar al baloncesto: «Era natural que se sintieran mal porque es una cuestión de nuestra religión. Pero tuve que hacerles entender lo que significaban para mí el baloncesto,» dijo Amritpal.

El equipo masculino de la India fue eliminado en la fase de grupos en los Juegos Asiáticos con dos derrotas consecutivas ante Irán y Filipinas.

En este caso vemos un ejemplo de lucha por la tradición unido a la religión que termina de la mejor manera. La disputa por la negativa de las jugadoras de Qatar para eliminar sus hijabs – considerado por algunos como una norma que discrimina a las mujeres musulmanas – ha creado un gran revuelo en los juegos y ha planteado nuevas preguntas sobre las reglas que prohíben el cubrirse la cabeza.

En otro deportes, sobre todos los individuales, como  tiro, bádminton  incluso fútbol si se permite llevar  el ‘hiyab’.

Fuente: ABCnews