Que Estados Unidos se corone campeón de un campeonato de baloncesto no es algo que nos deba sorprender en exceso. Los norteamericanos han sido los ganadores de los 5 mundiales U17 que se han celebrado hasta la fecha (creado en 2010) y han ganado 7 de los 11 U19 disputados, el último el disputado en Grecia. USA gana 93-79 en la final y Reggie Perry se hacía con el MVP pero en el otro bando había un equipo que acababa de hacer historia.

Ni en esas 5 ediciones del Mundial U17 ni en las 11 del Mundial U19 se había visto un equipo africano que llegase tan lejos. Hasta una final, nada menos. Eso es lo que ha conseguido Malí en el Mundial U19 con una generación de jugadores, algunos de ellos formados en España, que prometen dar guerra en futuros campeonatos absolutos.

¿Su líder? Un pívot que cumplirá en pocos días los 17 años. Oumar Ballo jugará el año que viene en Gonzaga pero se ha formado deportivamente en la Canterbury Academy. Ha jugado este campeonato ante jugadores de 2 años más y aún así ha sido el jugador más valorado (27), el máximo reboteador (11.8) y elegido en el quinteto ideal. Así dominaba en uno de los partidos ante Australia

África estará muy orgullosa de esto. Esta es la primera vez en nuestra historia que llegamos hasta aquí y todas las demás naciones nos apoyarán.” decía Ballo antes de la final. “Estamos muy orgullosos de eso. Nosotros, como africanos, hemos demostrado a todos que podemos jugar bien“.

Le acompañaba en el quinteto Siriman Kanoute del Nancy francés con 15.4 puntos y 5.1 asistencias de media pero también destacaron otros nombres como los hermanos Drame, Fousseyni (12 puntos y 9 rebotes de media) y Hassan (10.6 puntos y 7.3 rebotes).

¿Veremos pronto a Malí destacando en categoría absoluta?