Luis Scola tiene aún mucho baloncesto por dar. Con 40 años recién cumplidos, retirarse no entra en sus planes a corto plazo. Tras dejar el Olimpia de Milán, conjunto con el que disputó la Euroliga esta campaña, según informa Hernan Sartori en Clarín y recoge ‘Basquet Plus’, el argentino va a seguir jugando en Italia, esta vez en las filas del Pallacanestro Varese, equipo de la primera división transalpina pero que no competirá en torneos continentales.

Scola, que promedió 9,9 puntos y 4,4 rebotes en la Euroliga y 11,2 puntos y 3,2 rebotes en la Serie A con el Olimpia, podrá de ese modo centrarse en una sola competición y proteger mejor su estado físico de cara a su gran objetivo del próximo curso: los Juegos Olímpicos con Argentina, previstos para julio de 2021. A la cita llegaría con 41 años.

El aspecto físico es, seguramente, una clave para aproximarse a esta nueva etapa del veterano ala-pívot. Varese, décimo esta pasada campaña en la Lega (9-10 de balance), le puede asegurar un rol importante en el equipo pero a salvo de excesos de minutos y carga de viajes. Además, si así quisiera, Scola no tendrá que desplazarse demasiado conociendo su experiencia previa: la localidad de Varese se encuentra a menos de una hora, en trayecto en coche, de Milán.

Otra clave es que la liga italiana está siendo una de las ligas que de modo más interesante se está reforzando estos años. ¿De qué forma son capaces sus clubes de atraer a jugadores como Milos Teodosic o Sergio Rodríguez, estrellas de primer nivel europeo?

Para explicarlo hay que remontarse al año 2005, cuando España sacó adelante el Real Decreto 687/2005, popularmente conocido como Ley Beckham. Este decreto permitía a las rentas extranjeras más altas que se mudaban a España tributar como no residentes y, por tanto, pagar una cantidad menor de impuestos (en torno al 25%). Una diferencia notable que animó a muchos jugadores extranjeros a venir a jugar a España, al obtener ventajas financieras con respecto a otros países.

Esto es básicamente lo que va a ocurrir en Italia. La nueva ley del gobierno italiano, conocido como Decreto Crecimiento, va a permitir a los clubes y jugadores aprovechar una medida creada para fomentar la inversión. Todos aquellos extranjeros que no hayan residido los últimos años en el país y acudan a vivir a Italia durante un periodo mínimo de 24 meses, verán reducido el IRPF de un 47% a un 26% según explica el diario Marca.

Si bien los ingresos de los jugadores aumentarían, también lo hace la duración de los contratos. Tanto Sergio Rodríguez como Milos Teodosic firmaron contratos de 3 años, lo que les asegura estar dentro de esa nueva legislación que entró en vigor en 2020 y que aumentaría sus ingresos en 200.000 € por cada millón que percibiesen de sus clubes en comparación con la anterior legislación y con lo que recibirían en otros países.

A pesar de que los contratos de estos jugadores (o entrenadores en el caso de Messina) estén firmados en verano de 2019, la ley se les aplicará a partir de enero de 2020. Scola jugaría su segundo año este 2020 y de ahí la opción de 1+1 también.

Por lo deportivo, la situación familiar y lo económico, Scola seguirá jugando y, porque no, le veremos en los JJOO de 2021 si todo va bien.

Con talento de sobra, en un histórico de Italia aunque venido a menos y un hambre que parece no tener fin, Luis Scola, uno de los mejores jugadores argentinos de la historia, se prepara para el que puede ser su último gran objetivo como profesional, una nueva cita olímpica con su selección, después del gran éxito cosechado en el último Mundial, donde la albiceleste realizó un sensacional torneo y conquistó la plata.