Ver para creer. El Partizan lo tenía todo a su favor, restaban seis segundos cuando ganaban por un punto (78-79) pero tenían que lanzar en menos de dos segundos porque se agotaba la posesión. Los serbios lanzaron pero la pelota no quiso entrar, y el balón caía en las manos de Nolan Smith, quién todavía no sabía que iba a ser el verdugo del mítico equipo balcánico.

El jugador formado en la Uniersidad Duke corrió toda la pista para pararse desde el triple y meter uno de los triples más espectaculares de los vistos esta temporada. En Belgrado todavía no se lo creen, batacazo importante para un equipo que a lo largo de los años nos había acostumbrado a aparecer entre los participantes de la máxima competición continental.

No solamente significó una victoria, sino que también el pase para una final y el disputar la próxima temporada la Euroliga. El próximo domingo el KK Cedevita y la Cibona de Dario Saric se verán las caras en Belgrado en la final de la liga Adriática.