La va armando allá por donde pasa. Giannis Antetokounmpo vuelve a ser protagonista, aunque en este caso su «hazaña» no tiene nada que ver con el basket. Ocurrió en un partido de soccer indoor, una especie de fútbol sala, en Milwaukee. En el descanso, el jugador de los Bucks saltó al campo para intentar que un aficionado ganara una scooter. Lo único que tenía que hacer era meter gol desde el centro del campo. Y lo consiguió.