Sucedió este domingo, en Italia. Gianmarco Pozzecco, una de las caras del basket italiano en los últimos años y ahora entrenador, se sentó delante del micrófono, en rueda de prensa. Su equipo, el Orlandina Basket de LegaDue, había perdido en un final apretadísimo ante el Ferentino (78-76) y había roto una racha de seis victorias seguidas.

Pozzecco empezó a hablar y poco a poco se fue calentando. Más y más, hasta el punto de romper a gritar, levantarse y marcharse de la sala de prensa. El mítico base se vuelve loco y se pone colorado molesto por el final del partido, en el que acusó a sus rivales de burlarse de él y faltarle al respeto tras la victoria.

El enfado de Pozzecco, que en España militó en el CAI Zaragoza, es tremendo. Sólo tienes que darle al play al vídeo para comprobarlo…