Hubo una época en la que el McDonald’s All-American era todo un acontecimiento en Estados Unidos. Cuando Internet no estaba tan extendido y cualquier hijo de vecino no podía mirar en su smartphone los highlights de cualquier muchacho de instituto que estuviese destacando en aquel momento. Cuando este era prácticamente el único evento televisado en el que podían ver en acción a los jugadores que estaban llamados a dominar la NCAA en la siguiente temporada y el baloncesto profesional en las posteriores. Muchos de los nombres que destacaron en su día hoy nos sonarán como leyendas. Incluído el de Louis Bullock. 

Bullock empezó a llamar la atención de los scouts en la Canterbury Preparatory School, en Accokeek, de su Maryland natal. En 1995 se cambió a Laurel Baptist, donde dio el gran salto de popularidad entre los ojeadores. Fue nombrado el mejor jugador de su competición por el Washington Post (Washington Post All Met Basketball Player of the Year), después de promediar 25.7 puntos, 8.7 rebotes, 8.4 asistencias y 3 robos por encuentro. Era considerado uno de los mejores 30 jugadores de instituto de Estados Unidos y terminó jugando en la Universidad de Michigan.

Gracias a todo esto, Bullock fue invitado al McDonald’s All-American de 1995, en una de las ediciones de mayor talento: Vince Carter, Kevin Garnett, Paul Pierce, Stephon Marbury, Chauncey Billups, Shammgod Wells, Antawn Jamison, Shareef Abdur-Rahim… 

Dentro del evento había también un concurso de mates, en el que Vince Carter hundió a Paul Pierce, y un concurso de triples, al cual invitaron a Bullock a participar.

Sus rivales fueron Vince Carter, Kevin Garnett y Ron Mercer.

Sabiendo ahora lo que sabemos sobre Louis Bullock y su capacidad de anotar desde lejos de la canasta, podemos hacernos una idea de quién se llevó el concurso de calle. En el vídeo tenéis la prueba.