25 de septiembre del 2000, Juegos Olímpicos de Sidney. La potente y favorita Estados Unidos se enfrenta a Francia en búsqueda de una nueva medalla de oro. Y la ganó… dejando ademas para el recuerdo uno de los mates más espectaculares de la historia del baloncesto. Lo firmó Vince Carter y lo hizo pasando por encima de uno de los techos del baloncesto europeo en la última década, el ex-ACB Frédéric Weis.

Impresionante: