Una orden judicial histórica declarada por la juez de la corte de Oakland, Claudia Wilken, puede cambiar el rumbo del deporte universitario y el baloncesto en concentro.  La orden carga contra las normas vigentes de la NCAA, es decir, las asociaciones donde se realizan eventos y ligas de diversos deportes y donde se encuentra el baloncesto. 

Para que se sitúen un poco, la NCAA establece una política por la cual los jugadores universitarios no reciben dinero a cambio por el deporte que practican. Todo comienza por una denuncia de la antigua estrella universitaria Ed O’ Bannon, que observó en un videojuego como usaban su nombre y su persona para lucrarse sin él poder obtener nada a cambio.

Según esta orden judicial, es una violación el hecho de que la NCAA no permita a los deportistas ganar dinero por el uso de sus nombres e imágenes en los medios. La sentencia abre la posibilidad a las universidades a ofrecer a los jugadores de primera división de baloncesto  una parte proporcional de lo que ganen, es decir, en concepto de derechos televisivos que obtienen como beneficio las universidades y la propia NCAA, según cuenta The New York Times y Notimérica.

Tras conocer la sentencia, el impulsor O’Bannon, se mostraba orgulloso y contento «Estoy muy satisfecho de que los jugadores podamos controlar nuestra propia imagen, porque en cualquier otro aspecto la vida es asi. Nnca he entendido porque los deportistas estudiantes no podían hacerlo hasta ahora».

En definitiva, la orden de Wilken permite que los jugadores puedan ganar dinero. Éste se guardaría hasta que terminaran sus estudios y ahí ya lo recibirían. Además, habrá un organismo que se encargue de fijar un tope de dinero. Eso sí, esta orden no permite indemnizar a todos aquellos deportistas que no obtuvieron beneficio de ello en el pasado.