Una vida pegada al éxito. La historia de María Conde, la perla del ‘Estu’ que se marcha a Florida

abril 13, 2015

¿Lo compartes?

Es considerada una de las mejores jugadoras de su generación en España y esta temporada está brillando en Liga Femenina 2 a los servicios del Movistar Estudiantes. Habitual en las categorías inferiores de la selección española, María Conde lleva toda una vida vestida de azul y brillando en las categorías inferiores del conjunto colegial, pero la próxima temporada cambiará el Magariños por los espectaculares pabellones estadounidenses. Cruzará el Atlántico para jugar en la WNCAA junto a la canaria Leticia Romero en Florida State.

El Movistar Estudiantes me ha aportado todo lo que sé y soy dentro del mundo del baloncesto baloncesto. Me han hecho sentirme todos estos años como en casa y la gente siempre se ha portado de forma excepcional conmigo. Decidí irme a Florida por el ‘feeling’ que me han transmitido, la opción de marcharme a Estados Unidos ha estado desde que me empezaron a llamar universidades. Siempre me lo he planteado como una opción que tenía y debería tener en cuenta por toda la gente que se estaba marchando hacia allí”, nos confiesa una contenta y feliz María Conde, líder del primer equipo del Movistar Estudiantes que compite en la segunda división de Liga Femenina con unos promedios de 15’8 puntos (39% en tiros de campo), 6.7 rebotes, 1.7 asistencias, 1.3 recuperaciones, 5.5 faltas recibidas y 15.6 de valoración en 31:33 minutos por partido.

María Conde Alcolado (Madrid, 14 de enero de 1997) es una alero de 1.85 metros técnicamente excelente y con un físico perfecto para el deporte de la canasta. Su rapidez, agilidad y buen manejo de balón la convierten en una jugadora muy complicada de defender en situaciones de uno contra uno. Es inteligente en la pista, acostumbra a cometer pocos errores y es un seguro de vida en los momentos más complicados del partido en ambas partes de la cancha. Asegura puntos pero también intensidad, su forma de entender el juego parece contagiar a sus compañeras defensivamente, es rápida de manos y aprovecha esa habilidad para recuperar muchos balones. La exterior perfecta con el único pero de su irregularidad en el lanzamiento desde la larga distancia, aún por trabajar.

Foto: ClubEstudiantes

Foto: ClubEstudiantes

Pudo no haber triunfado dentro del mundo de la canasta, y es que antes de anotar sus primeras canastas disfrutó de otros deportes. María practicó durante su niñez la natación, tenis, gimnasia rítmica, judo, taekwondo, hípica y el fútbol, donde llegó incluso a hacer las pruebas para entrar en la cantera del Club Atlético de Madrid.

Decidió jugar al baloncesto casi por casualidad. “Practicaba muchos deportes y el baloncesto me empezó a llamar la atención, así que hablé con mi padre y cuando entré en quinto de primaria me apuntaron”. Y no pudo haber elegido mejor deporte, el baloncesto se le daba tan bien que tras jugar un año en las escuelas del Club Estudiantes ya le subieron de categoría.

Así ha sido siempre, María Conde no ha jugado demasiado con las chicas de la generación de 1997. Siempre ha ido por delante baloncentísticamente hablando. En el segundo año de alevín abandonó la escuela del ‘Estu’ para ingresar en la cantera del club madrileño y jugar con el infantil ‘B’ del Movistar Estudiantes con las niñas nacidas en 1996.

En su primer año de infantil formaba parte del ‘A’ (y no del ‘B’), al año siguiente jugaba con el infantil y también alternaba con el cadete ‘A’. Cuando le tocaría jugar con el cadete ‘B’ alternó el cadete ‘A’ con el junior ‘A’, lo mismo ocurrió en su segundo año de cadete y la temporada 2013-14, tras ganar la medalla de Oro en el Europeo sub-16 con la selección española, jugó en categoría junior y también en Liga Femenina 2 con el primer equipo estudiantil.

Este año solamente ha jugado de momento en Liga Femenina 2 pero es de esperar que próximamente, en la fase final del curso baloncentístico, juegue en su categoría para disputar el que sería su último campeonato de España y citarse entonces con la mayoría de jugadoras con las que consiguió asombrar a España el pasado verano en la meritoria medalla de plata conseguida en el Mundial sub-17.

Foto: FIBA

Foto: FIBA

A su temprana edad tiene un palmares que ya quisieran muchas profesionales. Con 18 años María Conde puede presumir de haber ganado cuatro campeonatos autonómicos en la Comunidad de Madrid y haber jugado cinco Campeonatos de España con la selección madrileña (con las chicas de su generación logró colgarse la medalla de bronce hasta en tres ocasiones). La estudiantil no ha fallado desde Collell (12 años) a ninguna cita con las categorías inferiores de la selección española.

En todas las convocatorias de las chicas de la generación de 1997 ella ha estado presente y, obviamente, ha tenido una parte importante de la culpa en los éxitos de esta generación: campeonas del Torneo BAM, del torneo de la Amistad, medalla de oro en el Europeo sub-16 y medalla de plata en el Mundial sub-17. Una vida pegada al éxito y disfrutando haciendo lo que más le gusta sin descuidar los estudios.

Por eso mismo ha decidido seguir los pasos de las Ariadna Pujol, Irene Garí, Elena de Alfredo, Yaiza Rodríguez, Laura Marcos, Laia Flores y compañía. Porque a día de hoy para seguir compitiendo a un nivel alto y poder seguir estudiando lo mejor es hacer las maletas e iniciar una nueva etapa lejos de casa. Estados Unidos se está convirtiendo en el hogar preferido para muchas de las joyas del baloncesto femenino español y la próxima temporada Florida disfrutará del juego de la talentosa alero madrileña María Conde.

Le llamaron muchísimas universidades estos últimos meses e incluso llegó a visitar las de Georgia Tech o Rutgers pero ella ha preferido inclinarse hacia Florida, donde coincidirá con uno de los mayores proyectos del baloncesto en Europa, la base española Leticia Romero: “Hablé con ella y me ha dicho que está muy contenta, que me gustará todo lo que hay allí”, nos comenta la todavía alero del Movistar Estudiantes.

Foto: ClubEstudiantes

Foto: ClubEstudiantes

Restan todavía varios meses para marchar, antes está el Europeo sub-18 donde el combinado nacional parte como favorito para repetir la medalla de oro conseguido en el sub-16, pero Conde tiene las ideas muy claras: “Espero seguir mejorando y superando las dificultades que vaya teniendo allí y disfrutar de mi nueva etapa. La clave está en ir dando ir dando pequeños pasos en todo, mejorar en todo lo que pueda y hacerme mas completa, poder ayudar al equipo….

Estudiará business y nos comenta que el tema del inglés lo lleva bien. Al Movistar Estudiantes le queda cada vez menos para disfrutar de una de las mejores jugadoras que jamás hayan pasado por sus categorías inferiores, porque con el Estu María Conde ha crecido como jugadora y como persona.

Pudo haber acabado jugando en el Atlético de Madrid, haciendo natación o haber seguido con la gimnasia rítmica… pero ella decidió jugar a baloncesto, sin saber entonces que ello le llevaría a una vida pegada al éxito.