El derbi canario nos dejó uno de los marcadores más altos en la última década de la Liga Femenina Endesa y varias exhibiciones individuales, entre las que puede incluirse la de Sika Koné. La joven nacida en Mali, de tan solo 18 años, firmó uno de los debuts más impactantes en mucho tiempo en la competición. En un encuentro con doble prórroga, la interior sumó puntos y rebotes a lo largo de todo el encuentro, incluyendo varias acciones clave en los últimos minutos.

Sin embargo, más allá de los números, la sensación de no ser una debutante fue lo más destacado. Su poderío interior, junto a Kai James, estuvo presente desde el inicio del encuentro y, cuando el balón más quemaba, no tuvo problemas en sumar con penetraciones al aro desde el exterior o desde la línea de tiros libres. Un mix de acciones que, como se presuponía, la convierten en una jugadora muy completa al nivel de la LF.

Así fue su debut: