En la historia del baloncesto profesional hemos visto compartir equipo a muchas parejas de hermanos, pero seguramente muy pocas sean tan peculiares como el tándem que forman los hermanos Brook y Robin Lopez.

Las pruebas que les hicieron el día de su nacimiento, el 1 de abril de 1988, fueron inconcluyentes, así que los hermanos Lopez no saben realmente si son gemelos o mellizos, pero ellos decidieron presentarse como gemelos. Sus rasgos faciales son similares, tienen voces parecidas y sus alturas y pesos casi coinciden, pero no es difícil diferenciarlos. Desde que comenzaron en la escuela Brook decidió mantener su pelo corto, mientras que el de Robin es más largo y llamativo.

Brook es el más extrovertido de los dos fuera de la pista y el que más se frustra dentro de ella. El gemelo con peor genio, según él. Pese a su tamaño de pívot su juego se asemeja cada vez más al de un cuatro clásico, añadiendo el lanzamiento exterior mientras seguía trabajando en su defensa del aro. Así es como jugaba su ídolo de pequeño, Arthur Lee, un compañero de instituto de su hermano mayor, Alex Lopez, base de la Universidad de Stanford. Brook incluso lleva su número, el 11. De los dos hermanos es el que más cosas sabe hacer, probablemente porque siempre quiso ser base a pesar de su altura.

Sin piedad: así machacó Vince Carter a Paul Pierce en un concurso de mates en el instituto

Robin es un pívot más clásico. De pequeño admiraba el juego de Patrick Ewing, David Robinson y Tim Duncan. Se esfuerza más que su hermano en los entrenamientos y se encuentra especialmente cómodo en el apartado defensivo, donde se muestra orgulloso por no dejar anotar a nadie cerca del aro y por ser un jugador muy físico.

Antes de volver a reunirse por fin como profesionales, los hermanos Lopez compartieron muchos minutos juntos en su equipo de instituto, y después también lo hicieron durante dos temporadas en la Universidad de Stanford, antes de anunciar ambos el día de su cumpleaños de 2008 que se presentarían al draft.

Y en en Stanford estos fueron algunos de los highlights que nos dejaron.