Weis: Un gigante del baloncesto que sufrió problemas de depresión mientras jugaba

octubre 10, 2018

¿Lo compartes?

Frederic Weis permaneció prácticamente una década jugando en España. Llegó al Unicaja, después firmó por Bilbao Basket y acabó su andadura en Menorca, dentro de una carrera conocida a nivel internacional para un perfil sin duda especial.

Su tamaño (2.18 metros) le hacía inolvidable. Weis llegó a ser un jugador relevante en el panorama europeo, tanto a nivel de club como de selección. Sin embargo el momento más conocido de su carrera llegó durante sus primeros años… y no fue nada positivo para él.

El mate que le hizo Vince Carter en los Juegos Olímpicos de Sidney (2000) pasó a la historia.

Podría pensarse que llegó a estar traumatizado por esa acción. Y aunque le dejó cicatriz, logró superarla. Más difícil fue pasar página ante otro hecho en su vida.

Gracias al periodista Javier Ortiz descubrimos el lado oculto de la carrera de Weis. Uno mucho más amargo que ese brutal mate sufrido. Y es que el gigante francés padeció depresiones durante su carrera, especialmente a raíz de que diagnosticasen autismo a su hijo. “No quería jugar. No lo podía creer. Estuve muy mal. Empecé a luchar conmigo mismo para intentar asumirlo”, señala. Desvelando que durante su etapa en Bilbao llegó a subir mucho de peso a causa de la medicación.

Weis logró salir de la oscura etapa, gracias a su mujer y un ex compañero, Frederic Forte. “Al cabo de un tiempo, pensé que era mejor no intentar destruirse y que había que salir adelante. Mi esposa me ayudó mucho también. Frederic sabe realmente lo que me pasó. Se acercó a mí y me ayudó. Fue un período muy oscuro. Es por eso por lo que aprovecho cada momento ahora, porque sé que podía haberse detenido todo”, apunta.