Los Boston Celtics son el primer equipo que consigue avanzar a la siguiente ronda de playoffs, después de eliminar a Indiana Pacers. Analizamos algunos aspectos y respuestas que nos ha dejado esta eliminatoria.

Una primera eliminatoria descompensada

Antes de continuar leyendo, ten claro que los Boston Celtics han ganado 4-0 a unos Indiana Pacers muy inferiores, sin su mejor jugador (Oladipo). Venían de hacer un muy buen final de temporada, pero en un tramo diferente como son los playoffs se han mostrado muy inferiores a los Boston Celtics. En nivel global de plantilla y talento los verdes estaban muy por encima, con más piezas y rotaciones que lanzar a un equipo más débil. Tramos de partido igualados, márgenes no demasiado grandes (han ganado por 10, 8, 8 y 4 puntos), pero un 4-0 al fin y al cabo.

Especialmente interesante va a ser el verano para Indiana, por cierto. Con buena parte de su rotación principal siendo agente libre (Young, Evans, Bogdanovic, Collison y Joseph) y espacio salarial para firmar un contrato máximo. Mucho por seguir en los Pacers durante los próximos meses.

Buena defensa de Boston 

Los Boston Celtics han mostrado un nivel muy alto en defensa en esta eliminatoria, un aspecto en el que no han echado en falta a Marcus Smart, ausente en esta primera ronda y que podría volver para una hipotética final de Conferencia. Un factor en el que ha brillado especialmente Terry Rozier, cuyas estadísticas no han sido espectaculares (5,4,9 y 11 puntos), pero que ha hecho un buen trabajo atrás. La buena defensa de Boston ha dejado en porcentajes muy bajos a Indiana, especialmente en tiros liberados. Fíjense en los porcentajes de tiro totales de los 4 partidos:

Game 1: 33,3%
Game 2: 44,4%
Game 3: 42%
Game 4: 40,9%

El resultado global ha sido potente, los Celtics solo han permitido 95.8 puntos por 100 posesiones en la eliminatoria. Un registro muy por encima de la mejor defensa de la temporada regular.

Hayward, clave 

Sus números individuales no destacaron en los tres primeros duelos… pero varios tramos con él en cancha han coincidido con algunos de los mejores minutos de Boston Celtics en esta serie. En muchas ocasiones ejerciendo de base, iniciando los sistemas y generando ventajas. Un rol que además permite mayor libertad a Kyrie Irving para ejecutar. Los números de Gordon Hayward no han sido descollantes, al igual que sucedía con Rozier, pero su incidencia en el juego de los Celtics ha ido a más a medida que avanzaba la serie, ayudando a ordenar el ataque de su equipo y asumiendo responsabilidades en ataque (20 puntos en el cuarto partido con un 7 de 9 en tiros y 3 de 3 en triples).

La influencia de Hayward también se aprecia en la estadística avanzada. Aunque la muestra sea pequeña, lógicamente, su impacto en la serie ha sido más que evidente. Los Boston Celtics han sido 10.9 puntos por cada 100 posesiones mejores que los Indiana Pacers con Hayward en pista. Cuando el alero estuvo en el banco, sin embargo, fueron mejores los Pacers (4.3 puntos por cada 100 posesiones mejores que los de Stevens). Tan solo Al Horford, a quien dedicaremos el siguiente punto, ha tenido una influencia estadística mayor que la suya.

Hayward, además, ha formado parte de los seis mejores quintetos de Boston en la serie.

Horford es el factor crucial de los Celtics

Irving es el mejor anotador en Boston. Y la referencia en finales igualados. Pero todo lo lejos que quiera llegar el equipo de Stevens en Playoffs va a partir de cuánto sea capaz de dominar Al Horford. Es simplemente el jugador clave de la estructura defensiva, donde sostiene el esquema con su versatilidad, sacrificio e inteligencia. Y un faro ofensivo a la hora de generar, cuando él entra en contacto con el balón con fines pasadores, el ataque de los Celtics mejora. Coexiste fantásticamente bien con otros jugadores que necesiten el balón y sabe cómo y cuándo aparecer. Su dato de net rating ante los Pacers ha sido simplemente estratosférico (+16 con él, -17 sin él) y no es casual. Horford es el termómetro del equipo.

El gran desafío: Milwaukee Bucks

En el horizonte de los Boston Celtics aparece su primer gran desafío. Si no hay un descalabro de los Bucks (van 3-0 ante los Pistons), los de Brad Stevens se medirán a los Milwaukee Bucks en la segunda ronda de playoffs. Una verdadera prueba de nivel para los Celtics, para medir sus aspiraciones y para ver si son capaces de mantener ese buen tono defensivo ante una bestia como Antetokounmpo.

¿Puede Boston sorprender a Milwaukee o son los Bucks, hasta ahora intratables, tan favoritos como pueda parecer?

Este vídeo resulta interesante al respecto, con varias claves que pueden hacer de Boston un equipo que vaya bajo el radar en esa eliminatoria. Una que seguramente pueda ser más igualada de lo que parece: