Si tuviésemos que quedarnos con un recuerdo de la competición de baloncesto masculina en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, seguramente mucha gente coincida con una misma imagen: la de Vince Carter saltando para machacar por encima del pívot francés Frederic Weis. Ese momento se convirtió no solo en uno de los más icónicos del baloncesto olímpico, sino también de este deporte en general. Es, sin duda, uno de los mejores mates de la historia.

Pero no era el mate que estaban buscando los jugadores estadounidenses en Sydney, sino que tenían otro objetivo en mente: un joven pívot chino llamado Yao Ming que apuntaba ya al número uno del Draft de unos años después. Su nombre ya era conocido en Estados Unidos, y los jugadores del Team USA se pusieron como meta lograr hacerle un mate en la cara. Con premio y todo. 

Así lo reconocía en una entrevista reciente con Yahoo Kevin Garnett, uno de los miembros de aquel Team USA de Sydney que trató de machacar sobre Ming, al ser preguntado sobre el famoso mate de Carter por encima de Weis.

Una anécdota de Shaquille O’Neal con Yao Ming muy peculiar… (Vídeo)

“Todo se paró”, explicaba Garnett al ser preguntado por el mate de Carter. “Antes de nada, y la gente no lo sabe, teníamos una ‘recompensa’ por Yao Ming. El Team USA al completo tenía una apuesta. Nos apostamos un millón de dólares para la primera persona que lograse machacar sobre Yao Ming. Ninguno de nosotros lo hizo. Todos intentamos machacar sobre Yao, pero él lo taponaba o fallábamos. Así que, lo primero que pensé al ver a Vince machacar sobre Fredick fue joder, te has ganado el millón de dólares. Pero entonces me di cuenta de que no era Yao. Empujé a Vince, y si te fijas en el vídeo, él casi me dio un puñetazo en la cara accidentalmente. Pero mi primer pensamiento fue ese, oh mierda, ganaste, el millón es tuyo”.