Los Detroit Pistons fueron barridos en primera ronda de los Playoffs del Este a manos de los Milwaukee Bucks. Esta es la situación en la que se encuentran de cara a la próxima temporada.

  1. Blake Griffin necesita ayuda. 

Puede que haya pasado desapercibido al encontrarse ya alejado de los focos de Los Angeles, pero Blake Griffin ha dado un giro de tuerca a su juego en los Detroit Pistons. Esta temporada es un serio candidato para colarse entre los quintetos All-NBA después de promediar 24.5 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias por partido. Griffin ha evolucionado como creador pero también como lanzador exterior, con un 36% de acierto desde la larga distancia intentando siete triples por partido, una marca excelente para alguien que no lanzaba más de dos por partido hace tres años y que tenía un 23% de acierto en sus primeras tres temporadas.

Histórica actuación de Blake Griffin: 50 puntos y… ¡la canasta ganadora del partido! (Vídeo)

Blake Griffin ha firmado una excelente temporada individual, y ha llegado a los Pistons a los Playoffs por segunda vez desde 2009. Lamentablemente las lesiones se volvieron a cruzar en su camino justo en la recta final de la temporada.

 

2. Andre Drummond y Reggie Jackson, en el disparadero. 

No sería la primera vez que los Detroit Pistons tantean el mercado para Andre Drummond. El pívot de 25 años viene de promediar 17.3 puntos, 15.6 rebotes, 1.7 tapones y 1.7 robos esta temporada, tiene un año más fijo de contrato ($27 millones) y una player option de casi $29 millones para la temporada siguiente.

El impacto de Drummond en el rebote es evidente. También es un pasador minusvalorado desde el poste y un decente finalizador en el pick and roll, pero no cuenta con la polivalencia que muchos quieren en la actualidad de su cinco, al no ser capaz de anotar desde fuera de la zona o de defender en diferentes posiciones. A la hora de la verdad, no está consiguiendo marcar la diferencia.

Pero con Drummond aún hay esperanza. Los Pistons fueron 5.1 puntos por cada 100 posesiones mejores que sus rivales con Drummond y Griffin en pista en temporada regular, y 11.4 puntos por cada 100 posesiones mejores que los Milwaukee Bucks en los 37 minutos que pudieron compartir la pista en su eliminatoria de Playoffs.

Menos optimismo hay con Reggie Jackson. Su mayor atractivo de mercado de cara al verano será su contrato, ya que se trata de un expiring de $18 millones que queda libre en 2020.

 

3. Nula flexibilidad salarial y poco atractivo para traspasos

Si echamos un vistazo a los salarios de los Detroit Pistons de cara a la temporada que viene nos encontramos que ya tienen casi $118 millones garantizados entre sus jugadores bajo contrato si deciden quedarse con Glenn Robinson III (opción de equipo) y Sviatoslav Mykhailiuk (no garantizado). Esa cantidad se encuentra ya por encima del límite salarial previsto, con lo cual tendrían su pick de Draft (nº 15), la excepción mid level, la excepción bi-annual y los mínimos para mejorar su plantilla.

Entre los jugadores que terminan contrato Ish Smith parece la baja que podría ser más sensible. Otros como Zaza Pachulia o Jose Manuel Calderon también terminan contrato, pero no deberían costar más del mínimo si reciben alguna oferta de otras franquicias.

Un objetivo que ya trataron de lograr los Pistons y a por el cual podrían intentar volver es Mike Conley. Si nos fiamos de los rumores, Detroit trató de hacerse con el base antes del trade deadline para juntarlo a Griffin y Drummond, pero los Grizzlies se quedaron a Conley ante la incapacidad de los Pistons de incluir piezas de valor. Ahora Memphis parece que pasa por una reconstrucción tanto en su organización interna como en la plantilla, y Conley está más disponible que nunca. Detroit tiene el mismo problema, su falta de activos, pero podría intentar cuadrar algo en la noche del Draft alrededor de Reggie Jackson y su expiring, su pick 15 y algún pick futuro.

En el mercado de agentes libres los Pistons deberán ser inteligentes a la hora de usar sus excepciones. Este verano hay más dinero libre, con lo cual es complicado que les caiga una ganga, pero podrían aprovecharse de situaciones desesperadas. Así están ellos, desesperados por juntar más talento con Blake Griffin, y alguien que parece que no se encuentra más que puertas cerradas desde hace un tiempo, como Isaiah Thomas, podría encontrar en Detroit un lugar en el que volver a sentirse importante.